Actualidad

Piden a Educación que retire las oposiciones de profesores de música hasta 2018

Un «efecto llamada» que haga que los opositores florezcan como esporas. Esto es lo que la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA) teme que se produzca en torno a la convocatoria de 200 plazas para el cuerpo de docentes de música y artes escénicas perteneciente a la Oferta de Empleo Público (OEP) a la que se dio luz verde en el Decreto 36/2016 de 9 de febrero correspondiente a 2016. Será la primera desde 2010, pues las oposiciones a conservatorios de 2012 se suspendieron, pese a que los aspirantes llegaron a hacer los pagos que conllevan, «por incumplir la tasa de reposición impuesta por el Gobierno del Estado», según explican desde la organización sindical, y en 2014 tan sólo salieron plazas para «las especialidades de composición y lenguaje musical».

Publicidad

Pero la Consejería de Educación no convocó las oposiciones para el colectivo de profesores ni de catedráticos de música derivadas del mencionado decreto en 2016, lo que hubiera requerido una orden de la titular de ese departamento, Adelaida de la Calle. El Ejecutivo andaluz ha optado por hacerlo este año, lo que, a juicio de APIA, será «altamente perjudicial» para esos profesores. ¿El motivo? «La ausencia de procesos similares en el resto de comunidades», lo que provocará el mencionado «efecto llamada», que «únicamente puede ser desventajoso» para los «intereses» de los docentes andaluces. Así se lo trasladaron a la consejera en un escrito fechado el 22 de marzo y firmado por el presidente de la asociación, Javier Puerto, en el que plantearon que primero debían resolverse este año las oposiciones de catedráticos «buscando el consenso de la comunidad educativa», priorizando «la excelencia en la selección» y evitando «trabas administrativas a los posibles candidatos con exigencias ajenas a la propia carrera musical como son los doctorados o masters»; y que las de los profesores se fijen «junto al resto de las de Secundaria en 2018». Para Puerto, la Junta, que aún no les ha respondido, ha preferido recurrir al «efectismo electoral» de una convocatoria masiva de oposiciones, antes que “atender a las necesidades de los profesores de conservatorio”.