martes, 22 agosto 2017
17:22
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Castilla y León

El PSOE pide al CES que elabore un informe sobre los últimos 15 años en la Región

  • En el PSOE están convencidos de que este informe revelaría varios de los problemas estructurales que acucian a la Región.

El procurador socialista, Javier Izquierdo, ayer, antes de la rueda de prensa.
El procurador socialista, Javier Izquierdo, ayer, antes de la rueda de prensa.
Diego de Miguel/Ical

Los socialistas defenderán en el próximo pleno de las Cortes una iniciativa con la que pretenden recabar el apoyo del Parlamento autonómico para instar al Consejo Económico y Social (CES) de Castilla y León a que elabore un informe económico y social sobre los últimos 15 años en nuestra Comunidad.

En el PSOE están convencidos de que este informe revelaría varios de los problemas estructurales que acucian a esta Región, entre ellos el de la despoblación y el de la marcha de jóvenes a otras partes de España o al extranjero a labrarse un futuro, «ante la falta de oportunidades que encuentran en su tierra por las políticas económicas llevada a cabo por el PP durante estos últimos 15 años», según denunciaba ayer el procurador Javier Izquierdo. Al respecto, este dirigente socialista asegura que desde 2001 Castilla y León ha perdido más de cien mil jóvenes, lo que en su opinión está repercutiendo negativamente en el mercado laboral y la economía de la Comunidad, con un menor peso del Producto Interior Bruto (PIB) de la Región en el conjunto del país. Además, Izquierdo alerta del «dramático» descenso del PIB en el sector agrario y ganadero, lo que se ha traducido, según sus datos, en la pérdida de 13.000 empleos en los últimos seis años. «La economía castellano y leonesa ha entrado en una dinámica perversa», afirma Javier Izquierdo, debido a que la riqueza es menor y genera menos empleo, a lo que hay que sumar la pérdida de población y menos recursos en financiación y políticas sociales.

Por otra parte, y preguntado por los periodistas, el socialista defendió ayer el «no» de su partido a Mariano Rajoy, y negó que las encuestas, «que fallan más que una escopeta de feria», influyan en un posible apoyo a su investidura.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1