Actualidad

Proyecto burgalés para un diagnóstico precoz del autismo en mirada de bebés

La iniciativa, promovida por familias, se pondrá en marcha de forma inmediata en el Hospital de Burgos.

La iniciativa, promovida por familias, se pondrá en marcha de forma inmediata en el Hospital de Burgos.

Publicidad

Familias burgalesas pondrán en marcha de forma inmediata un proyecto para lograr un diagnóstico precoz de Trastornos del Espectro Autismo (TEA) con las primeras pruebas de «eye tracking» -observación de la fijación de la mirada-, que se llevarán a cabo en el Hospital Universitario de Burgos (HUBU).

«Bebé Miradas», nombre de esta iniciativa pionera en España, dará sus primeros pasos con varios ensayos de prueba antes de comenzar a trabajar con los grupos de estudio previamente seleccionados.

Javier Arnaiz, director técnico de Autismo Burgos, ha explicado a Efe que intervendrán con niños de 2 meses a 3 años con tres perfiles muy definidos, para intentar detectar síntomas de alerta de TEA. El primer grupo de estudio corresponderá a niños con alto riesgo de Trastorno del Espectro Autista o trastornos de comunicación, ya que cuentan con algún diagnosticado en su familia.

Publicidad

Niños con alto riesgo de trastornos del desarrollo por incidentes durante el embarazo o riesgo pediátrico será el segundo, y el tercer perfil a analizar abarcará a niños sin riesgo alguno. La Unidad de Investigación del Hospital Universitario de Burgos acogerá el proyecto, amparado en la Estrategia Nacional del Autismo, gracias a la «implicación personal» de los pediatras David Conejo y Montesclaros Hortigüela.

Publicidad

En estos momentos, el equipo de Autismo Burgos trabaja con los dos médicos para diseñar el protocolo y los programas estadísticos, ya que el proyecto es muy «complejo».

Se recogen muchos datos sobre evolución y desarrollo a través de las pruebas de seguimiento visual, «eye-tracking», que son los que servirán para detectar síntomas de alerta de TEA.

«Bebé Miradas» de la Asociación Autista de Burgos se sustenta en estudios que demuestran que los niños diagnosticados de autismo presentan en los primeros años de su vida indicios, síntomas de alerta, del trastorno.

Publicidad