martes, 25 julio 2017
19:20
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Castilla y León

Reche enriquece el Palacio Real de Valladolid con un retrato de Felipe VI

  • El General Gorjón destaca el valor de la obra del universal pintor y agradece su generosidad

Gorjón y Reche junto a sus familiares. De izquierda a derecha su hijo Enrique, su hermano Amador, su hijo mayor Marino, su mujer Maribel, su padre José Luis González, su suegra Maribel Robles, su madre Goyita Reche y su tía y madrina Marcela González
Gorjón y Reche junto a sus familiares. De izquierda a derecha su hijo Enrique, su hermano Amador, su hijo mayor Marino, su mujer Maribel, su padre José Luis González, su suegra Maribel Robles, su madre Goyita Reche y su tía y madrina Marcela González
Dos Santos

Sólo le falta hablar. El retrato de Felipe VI, realizado por Enrique Reche -uno de los primeros nombres del realismo español de los últimos cien años-, causó la admiración de cuantos acudieron a la entrega de este cuadro, donado por el artista.

Está tan viva la mirada del Rey, que parecería que se dispone, desde esa media sonrisa tan característica del monarca, a tender cortésmente la mano a quienes se aproximan incrédulos a contemplar este lienzo que desde ayer enriquece los fondos del Palacio Real de Valladolid. Una prueba más de la tarea de acercamiento de las Fuerzas Armadas a la sociedad civil y fortalecimiento de la convivencia que lleva a cabo, desde su llegada a la capital vallisoletana el general Manuel Ángel Gorjón Recio, jefe de la 4ª Subinspección del Ejército y comandante militar de Valladolid y Palencia.

Del valor y la trascendencia de la pintura de Reche da cuenta el primer nombre del realismo español, Antonio López, como ya se encargó de destacar el general Gorjón. El sucesor de Velázquez ha insistido en más de una ocasión la capacidad de Enrique Reche para evocar el mundo y captar la expresión exacta de lo que no se ve a simple vista; de los gestos y de las cosas. La facilidad del pintor vallisoletano para armonizar el fondo con la figura es única, como lo son el desgarro y la fuerza de sus imágenes, que rescatan el cotidiano vivir tanto en lo amable, como en lo más cruel.

El general Gorjón recibió el cuadro con emoción y tuvo palabras de gratitud para la generosidad, la humildad y el buen hacer de este singular artista cuyo talento es reconocido dentro y fuera de España.

Enrique Reche respondió conmovido al homenaje espontáneo que se le tributaba y dio las gracias especialmente a su esposa Maribel, a sus padres, a sus hijos y a quienes han creído en él, desde que comenzara a hacer sus primeros cuadros, con apenas cuatro años, hasta ahora.

Al acto celebrado en el Salón del Trono del Palacio Real de Valladolid asistieron representantes de las artes y las letras de Castilla y León. Le acompañó también el vicepresidente primero de las Cortes regionales, Ramiro Ruiz Medrano; y la teniente de alcalde y responsable de cultura y turismo del Ayuntamiento vallisoletano, Ana Redondo, entre otros.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1