MENÚ
martes 17 octubre 2017
01:10
Actualizado
El Tiempo
  • 1

20 años de cultura contemporánea

  • Los domingos se realizará un «brunch» para el público familiar.
    Los domingos se realizará un «brunch» para el público familiar.
Carlos Sala. 

Tiempo de lectura 4 min.

14 de enero de 2014. 22:58h

Comentada

El dicho «renovarse o morir» nunca es literal o la duda sería fácil de resolver y todos irían corriendo como locos a renovarse. Sin embargo, la frase sí encierra una gran verdad simbólica, la necesidad de adaptarse a los nuevos tiempos y no caer en la complacencia para no quedar atrás y convertirse en algo obsoleto. Hace 20 años, el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) se inauguraba como un gran contenedor cultural, con un nuevo modelo que pronto se convirtió en referencia a la hora de difundir innovación, conocimiento y cultura. Exposiciones, conferencias, el Sónar, Xcèntric, Kosmópolis y demás festivales, su sede no ha dejado de crecer tanto a nivel físico como a nivel de contenidos durante estas dos décadas, pero no es tiempo para mirar atrás. A los 20 años, uno es joven y sólo quiere mirar hacia el futuro.

Éste es el planteamiento del CCCB, que en su vigésimo aniversario ha querido renovar sus líneas de acción y buscar nuevas iniciativas para atraer a nuevos públicos y encontrar nuevas vías de acercar la cultura a sus consumidores potenciales. En total se han organizado 20 acciones hasta ahora inéditas para intentar hacer un poquito más grande a la institución. Destaca, por encima de todas, la creación del Premio Internacional CCCB a la Innovación Cultural. De carácter bianual, el galardón dará 10.000 euros a la propuesta más revolucionaria en lenguajes y formatos culturales. «Al ser un centro de cultura contemporánea hemos de hacer un mayor esfuerzo para renovarnos constantemente, abrirnos a los nuevos modelos de consumo», señaló ayer Marçal Sintes, director de CCCB.

Joyas de la animación

El programa de exposiciones también se renueva y buscará aumentar contenidos y no limitarse al modelo humanista de mera exposición de objetos. Destaca la muestra «Big Bang Data», dedicado a los grandes bancos de datos y su importancia para el futuro. Claro que también habrá exposiciones más convencionales como la dedicada a clásicos de la animación como Ladislas Starewitch, Jan Svankmajer o los hermanos Quay y que los relacionará con obras de Arnorld Böcklin, Goya, Méliès, Dalí, J. J. Grandville, Max Ernst o James Ensor. La última gran exposición será una dedicada al centenario de la Manomunidad de Cataluña.

Dentro de las novedades destaca la puesta en marcha del «Brunch» del CCCB y que hará que las mañanas del domingo estén dedicadas al público familiar uniendo gastronomía, diferentes talleres y actuaciones musicales. También se intentará atraer al público adolescente con la «Habitación 1418», un programa de actividades para seducir a esta franja de edad. Por último, en verano se creará una especie de colonias urbanas para los pequeños bajo el nombre «culturnautas» y que ofrecerá actvidades para acercar la cultura a los más jóvenes.

El cine tambien ganará protagonismo. En el ciclo «Gandules» se organizará un concurso de cortometrajes. Además, se creará «R'estrena» un ciclo que recuperará películas que pasaron de puntillas por la cartelera. Además, se celebrará la primera edición del Lapsus Festival, dedicado a música, arte visual y arquitectura efímera. Por último, se potenciará la plataforma digital del CCCB.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs