miércoles, 07 diciembre 2016
23:51
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Cataluña

Cataluña / El desafío independentista

«El pensamiento que representa ‘Barcelona con la selección’ es el de millones de catalanes»

  • Entrevista a Nacho Pla, estudiante de periodismo y presidente de «Barcelona con la selección»

Nacho Pla, presidente de «Barcelona con la selección»
Nacho Pla, presidente de «Barcelona con la selección»
Shooting

– ¿Cuál es la razón de ser de ‘Barcelona con la selección’?

–Principalmente dos: veíamos que a la gente le hacía mucha ilusión poder ver a la selección española de fútbol a través de pantallas gigantes, como un acto festivo, tal y como ya se hizo en el año 2010; la otra razón fue que volviese a jugar la selección aquí, en Barcelona, porque eso no sucede desde 2004.

-¿Hay un componente político en esta iniciativa?

-Hay dos manera de interpretar o vivir la selección: la de quienes se dejan llevar por el tema emocional de ver representado a su país sobre el campo y la de aquellos a quienes les tira más el hecho futbolístico y el que se junten tantos buenos jugadores en un mismo equipo. La agresión que sufrieron nuestras dos colaboradoras en una carpa promocional es un claro ejemplo de que hay quien mezcla deporte y política. Para nosotros es una oportunidad de pasárnoslo bien, algo festivo, una ocasión perfecta para que al margen de Barça, Español, Madrid... todos vayamos en la misma dirección. Sé que cada uno lo vive a su manera y por eso siempre hemos evitado que se politice el tema.

– ¿Puede ser que desde el Ayuntamiento esta iniciativa haya sido interpretada en clave política?

– Puede ser. Ellos argumentaron que no podíamos colocar una pantalla gigante por motivo de seguridad y cuando les pedimos que nos ensañaran ese informe de seguridad que desaconsejaba la pantalla dijeron que no sabían dónde estaba. Luego, en la misma reunión, que fue con Clara Carranza, responsable del ámbito deportivo, nos contaron que la negativa se debía a que el Ayuntamiento quería cambiar la manera de actuar respecto a estos eventos deportivos y quería trasladarlos a recintos cerrados y comentaron que por ejemplo, cuando el Barça tuviera que celebrar la Liga se suspendería la rúa y solo se celebraría dentro del Camp Nou. Al cabo de un mes nos encontramos que el Barça ganó la liga y obviamente se hizo rúa y había un montón de pantallas y claro, ahí llega el punto en el que te preguntas: ¿y por qué nosotros no? Así, a veces te planteas que el tema va por ahí, por el aspecto político. A nosotros no nos interesa abrir un debate político, porque no nacimos con ese planteamiento. Meterse en política quitaría al proyecto ese punto de blancura que tiene. Sólo queremos deporte.

–¿Cómo argumentó ‘Barcelona con la selección’ al Ayuntamiento la colocación de pantallas?

– La principal argumentación era que en Barcelona se celebraban decenas y decenas de eventos festivos en las calles anualmente y un evento que tenía tanta demanda como el nuestro, que consiguió 36 mil firmas en la plataforma change.org, y tras comprobar que en 2010 se lanzó tanta gente a la calle y sabiendo que es una plan sano y relacionado con el deporte, ¿por qué no? Fue entonces cuando nos salieron con el tema de la seguridad y si hubiéramos visto que luego seguían en esta línea, lo hubiéramos aceptado como una nueva línea política del Ayuntamiento, pero cuando vimos que no seguían esa línea, es cuando llega el cabreo.

– Sin embargo, al final se las apañaron para poner una pantalla gigante en Plaza Cataluña

–Primero presentamos hasta cuatro instancias distintas a los distritos pidiendo una zona para celebrar este espectáculo pero no nos contestaron y tras dos meses de espera decidimos hablar directamente con el Ayuntamiento y fue cuando nos reunimos con la señora Carranza, que nos ofreció espacios privados. Nos habló del Sant Jordi Club, con aforo para 5 mil personas, pero pagando 10 mil euros y del Palau Sant Jordi por 40 mil. Colau había salido hacia tres semanas diciendo que no nos cedían espacios públicos pero que colaborarían con nosotros para ofrecernos algún recinto cerrado cuando el PP y Ciutadans ya se les habían tirado encima y la prensa les había dado mucha caña. Sin embargo, al cabo de dos semanas y sin cámaras delante, Carranza ya nos habló de pagar esas cantidades. Ahí fue cuando decidimos hacer algo y presentamos una instancia a los Mossos d’Esquadra para pedir permiso para concentrarnos a favor de la selección española para el 27 de junio, que era el día de los octavos de final del España e Italia, en Plaza Cataluña de las 17 a las 20 horas. Nos dieron el visto bueno y de manera sutil invitamos a la gente a través de las redes sociales diciendo que se llevarían alguna sorpresa y aprovechando una especie de vacío legal, con la excusa de manifestarnos, colocamos una pantalla, como pasó en la concentración por el 11 de septiembre, que se pusieron varias pantallas. Cuando llegamos a Plaza Cataluña y entró el coche con la pantalla llegó la Guardia Urbana y desde arriba del Ayuntamiento se dio orden a los agentes de cortar eso lo antes posible. Nos dijeron que se nos podía caer el pelo. Ante este panorama y después de ver que lo habíamos intentado de todas las maneras posibles y que a todo el mundo se le hacía caso menos a nosotros no podíamos echarnos atrás y dejar a la gente con las ganas tras meses prometiendo las pantallas.

– ¿Esperaban una sanción?

– No sabíamos lo qué iba a pasar. Por la mañana, cuando nos reunimos con los Mossos para valorar la seguridad y demás, ya les anticipamos que íbamos a poner una pantalla para ver el partido, pero que el motivo de la concentración era animar a la selección. Para nosotros organizarlo así era la última opción, a la desesperada y una vez allá la Guardia Urbana nos dijo que nos faltaba un permiso especial de licencia para poner la pantalla y ante esta decisión totalitaria, es decir no vais a poner la pantalla porque a mí no me da la santa gana, pues decidmos seguir adelante. Luego efectivamente han llegado un par de multas: una por no tener un plan de seguridad especial, y otra por no tener licencia de espectáculo para más de 500 personas y en ambos casos hemos pedido apoyo económico a la gente y las dos veces, una por 1.300 euros y otra por 2.300, hemos podido recolectar el dinero.

– ¿Y qué hay de que la selección juegue en Barcelona?

– En septiembre de 2017 se juega un España-Italia y aún no está otorgado el estadio en el que se va a jugar, y vamos a intentar ser intermediarios entre el Barcelona y el Español –sobre todo con este último– porque no tenemos que contar con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona, que está para todo menos para ayudarnos- con el Ayuntamiento y la Federación para activar las conversaciones y conseguir que ese partido se juegue en Barcelona. Sería la bomba.

– ¿La idea es la de seguir adelante con la misma manera de hacer?

– El pensamiento que representamos es el de millones de catalanes aunque nadie había dado el paso antes. La idea es seguir y creemos que lo más difícil ya ha pasado y que a partir de ahora ya no tendremos tantos dolores de cabeza.

– ¿Entendería una iniciativa como ésta por la selección catalana?

-Sí, porque es un tema de sentimientos. Igual que a mí me emociona ver a tantos jugadores buenos de mi país en el campo, puedo entender que a un independentista le paso lo mismo con la selección catalana.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1