jueves, 17 agosto 2017
14:21
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

La censura contra Pla

  • Josep C. Vergés aporta nuevos datos sobre el escritor ampurdanés

ETIQUETAS

El niño Josep C. Vergés junto con Josep Pla
El niño Josep C. Vergés junto con Josep Pla
SD EdicionsEfe

Hace tiempo que Josep C. Vergés trabaja en un proyecto ambicioso: la publicación del millar de cartas que forman la correspondencia cruzada entre su padre Josep Vergés, el editor que creó Destino, y Josep Pla. Mientras el proyecto trata de materializarse, a la manera de aperitivo de lo que será la edición de ese epistolario crucial nos llega “La censura invisible de Josep Pla” (SD Edicions), un volumen controvertido en el que Josep C. Vergés trata de derribar algunos de los mitos que han perseguido y persiguen al gran autor de «El carrer estret» o «Coses vistes».

En su trabajo, Vergés analiza especialmente las numerosas luchas que su padre y el escritor ampurdanés tuvieron con la censura franquista, un hecho que viene a derribar la fantasiosa leyenda de un Pla cercano al régimen dictatorial. Vergés, en declaraciones a este diario, recuerda que «en la censura franquista estaban, por un lado, aquellos nombres que eran innombrables y a los que no se podían citar, como Josep Trueta o Josep Maria Batista i Roca, que no existían. Por otra parte, estaban aquellos, como Pla, que eran objeto de censura diaria y que trataban de defenderse mediante la ironía. Pero, de todas formas, no se puede olvidar que Pla fue castigado dos meses sin poder escribir, fue multado... No se puede olvidar que la historia de la revista “Destino” es también la del intento del régimen de apoderarse de ella vía Ignasi Agustí». Es en este tiempo cuando Pla, por ejemplo, debe usar seudónimos, como el de Tristán, porque la censura no quiere que aparezca el ampurdanés tantas veces en las páginas de «Destino». «Era un opositor al régimen, un gran liberal europeo y sabía escribir para que la gente lo leyera entre líneas», apunta el responsable de «La censura invisible de Josep Pla».

El problema de la firma

Otro aspecto llamativo, subrayado por Josep C. Vergés, es el hecho que el escritor nunca pudo ver su nombre en catalán en su querida revista. El franquismo hizo que eso fuera imposible: «Siempre era José Pla. En el primer intento de obra completa, de la mano de Cruzet, para evitar esto, los libros aparecían escritos por J. Pla. Claro, al escritor eso le enfadó mucho y le pidió a su editor que hiciera el favor de restituir su nombre, el de Josep Pla».

En su libro, Josep C. Vergés desmonta la teoría de un Pla espía de Franco, un tema que ha sido objeto de demasiada tinta y que Josep Guixà lo convirtió en el tema principal de su libro «Espías de Franco», un trabajo bastante documentado en el que incluso se sostiene que el de Palafrugell colaboró con revistas falangistas. Josep C. Vergés no lo cree así. «En aquella época había otros dos autores con su nombre: un murciano llamado José Pla Cárceles y un aristócrata de Torroella de Montgrí llamado José Pla Comas. El Pla tan censurado por Franco no trabajó para él como espía», matiza el especialista.

Otro de los aspectos más llamativos del libro se refiere a la obra maestra del «homenot»: «El quadern gris» que se convirtió en el primer volumen de su obra completa editada por Destino. Al contrario de lo que sostienen varios especialistas, especialmente el profesor Xavier Pla, Vergés cree que Josep Pla nunca reescribió los textos de sus diarios de juventud que sirvieron como base para «El quadern gris». «Es una teoría que se viene arrastrando desde Gabriel Ferrater. He mirado las cartas con mi padre y los dietarios. Los hechos me demuestran que el libro, “El quadern gris”, son mucho más anteriores de lo que se pensaba, en la misma línea de lo que ocurre, por ejemplo, con los diarios de Sylvia Plath o las prosas de Marcel Proust», ratifica Josep C. Vergés.

«La censura invisible de Josep Pla»

Josep C. Vergés

SD EDicions

334 págs.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1