martes, 06 diciembre 2016
09:55
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Cataluña / Presupuestos autonómicos

La CUP no da su plácet a los presupuestos

  • Los anticapitalistas celebran la partida destinada a la celebración de un referéndum de autodeterminación aunque insisten en aumentar el IRPF a las rentas más altas y los impuestos de sucesiones y donaciones y patrimonio

En la imagen, la líder de la CUP en el Parlament, Anna Gabriel
En la imagen, la líder de la CUP en el Parlament, Anna Gabriel
Efe

La CUP no está dispuesta a vender su complacencia con el proyecto de presupuestos de la Generalitat para 2017 bajo la única condición de celebrar un referéndum. Cuando el foco mediático estaba ayer apuntando a las piruetas jurídicas del Govern para asignar unas partidas que permitan realizar una consulta de autodeterminación el próximo año, los anticapitalistas lo pasaron prácticamente de puntillas y se mostraron muy críticos con las cuentas presentadas por el conseller de Economía, Oriol Junqueras: «No son las mejores posibles».

Los cuperos desmerecieron la inversión destinada a llevar a cabo el referéndum recordando que la inclusión de la partida para realizar la consulta no es necesaria para llevarla a cabo. La diputada de la CUP Eulàlia Reguant afirmó ayer que «si la partida para el referéndum o los presupuestos se suspenden, el referéndum se hace sí o sí», y evocó la frase de Carles Puigdemont: «Referéndum o referéndum».

Reguant se cobijó en el «mandato popular»: «Creo que no es cuestión de la CUP», añadió. Para ello, la cupera ahondó en la cuestión que mayores divergencias han creado entre los anticapitalistas y el Govern: el aumento del tramo autonómico del IRPF para las rentas altas, y la modificación de los impuestos de Sucesiones y Donaciones y el de Patrimonio, que podrían «aumentar los ingresos de la Generalitat en 1.000 millones de euros». Y señaló al principal responsable de estas diferencias: el PDECAT. Reprochó a la coordinadora de los ex convergentes, Marta Pascal, decir que «no se deben tocar más los presupuestos» y reivindicó que se deben llevar a cabo políticas «para el 96 por ciento de la gente –que cobran menos de 60.000 euros– y no el 4 por ciento –que cobran por encima de los 60.000 euros–». Reguant recordó que no han llegado a un acuerdo con el Govern para determinar concretar qué esclase media: para los cuperos son las personas que «cobran menos de 30.000 euros brutos al año».

Sí Qué Es Pot, el partido que más acercamiento ha mostrado al Govern de entre los no independentistas, fue tajante. Anunció una enmienda a la totalidad porque «olvidan» incluir partidas para la renta garantizada.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1