lunes, 05 diciembre 2016
01:47
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Cataluña

Cataluña / El desafío independentista

La reivindicación de España se hace fiesta

  • Societat Civil Catalana organiza una celebración del Día de la Hispanidad en el parque de Can Dragó, en Nou Barris, con el propósito de exhibir la españolidad en un clima de festividad

  • Dirigentes de PP, PSC y C’s se unen al acto

Los participantes en el acto «España suena bien» mostraron banderas catalanas y españolas durante la celebración
Los participantes en el acto «España suena bien» mostraron banderas catalanas y españolas durante la celebración
Efe

Centenares de ciudadanos –unos 1.400, según la Guardia Urbana– se unieron ayer a la celebración del Día de la Hispanidad organizada por Societat Civil Catalana (SCC) en el parque de Can Dragó, en el distrito barcelonés de Nou Barris, con cuatro días de retraso debido a las lluvias del miércoles. En esta ocasión, SCC no quiso que el protagonismo lo tuvieran los mensajes dirigidos contra el independentismo, sino que quiso proyectar un acto en positivo. «España suena bien» fue el lema de una celebración que incluyó música en directo, juegos para los más pequeños e incluso un piromusical como clausura.

El presidente de SCC, Rafael Arenas, subrayó que la entidad aspira a que la de ayer sea «la primera de muchas fiestas» y destacó la importancia de celebrar «con normalidad la pertenencia de Cataluña a España. «Ser catalán es una magnífica forma de ser español y por eso participamos y participaremos plenamente en el proyecto común español», afirmó Arenas. En una línea muy parecida se expresó el vicepresidente de SCC, Joaquim Coll, que consideró que el Día de la Hispanidad debería ser «una fiesta popular» y no «un día de confrontación política».

Los actos se iniciaron a las 17.00 horas con una ofrenda conjunta ante el monumento a las víctimas del terrorismo alzado en la confluencia de la avenida Meridiana y la avenida Río de Janeiro. Luego, comenzaron las actuaciones musicales, la distribución de camisetas con el lema «España suena bien» y los juegos para los más pequeños.

En este ambiente festivo llegaron los representantes de PP, PSC y Ciutadans, que quisieron respaldar con su presencia la convocatoria de Societat Civil. Por parte del PP, acudieron Xavier García Albiol, Enric Millo, María José García Cuevas y Ramon Riera, entre otros. Albiol afirmó que la fiesta de Can Dragó «representa la pluralidad y una parte mayoritaria de la sociedad catalana», por lo que pidió a la Generalitat que «vea el clima de este día» y sienta por los ciudadanos de Cataluña identificados con España «el mismo respeto que tiene por los independentistas».

Por parte de Ciutadans, Inés Arrimadas encabezó una comitiva en la que también participaron José María Espejo Saavedra, Fernando de Páramo y Carlos Carrizosa. «La inmensa mayoría de los catalanes nos sentimos catalanes y españoles, y reivindicamos poder celebrar el 12 de octubre con normalidad como se hace en el resto de España», dijo Arrimadas.

Más magra fue la presencia del PSC, cuyo representante fue David Pérez, el cual abogó por que «Cataluña y España sigan yendo de la mano, que es de la manera como hemos conseguido las cosas más importantes».

El resultado de las primarias del PSC y las negociaciones para la investidura de Mariano Rajoy dominaron, no obstante, las declaraciones de los representantes políticos. Albiol exigió al PSC que deje de ser «una rémora» para la gobernabilidad de España y no se abrace a las tesis de los nacionalistas. También Arrimadas se dirigió a los socialistas: «Si votan no a Rajoy, ¿qué están proponiendo? ¿Ir a unas terceras elecciones?». Pérez, aparentemente ajeno a las maniobras del PSOE para abstenerse en la investidura de Rajoy, recordó que hay un mandato del comité federal para votar no y auguró que se mantendrá.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1