miércoles, 16 agosto 2017
17:32
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Cataluña

Más de 28.000 jóvenes sufren anorexia o bulimia

  • Los expertos advierten de que estos trastornos se detectan, no sólo en adolescentes, sino en personas más mayores

BARCELONA- «El físico no importa»; «la belleza real está en el interior»; «la moda es la manada, lo realmente interesante es hacer lo que a uno le da la gana»; etc. Son muchos los mensajes que invitan a aceptarse y a quererse tal y como uno es. Pero, hasta qué punto estos comentarios calan en la sociedad. Es más, ¿admite la sociedad realmente la diferencia? Los datos y las cifras parecen indicar los contrario cuando, por ejemplo, el número de jóvenes que sufren anorexia o bulimia no desciende. Peor aún, cuando cada vez más personas, que superada la adolescencia, desarrolla algún trastorno alimenticio.

Según la Asociación contra la Anorexia y la Bulimia (ACAB), unas 26.000 chicas padecen este tipo de trastornos, lo que supone el 6 por ciento de la población femenina joven. Otros 2.000 chicos han desarrollado también alguna de estas enfermedades. Los trastornos de conducta alimentaria suponen la tercera enfermedad crónica en la población de entre 15 y 29 años. Se calcula que el 11,5 por ciento de las jóvenes tienen un riesgo elevado de padecerla.

Además, «si inicialmente se hablaba de un problema propio de la adolescencia, en los últimos años se ha extendido a la población joven y adulta», señala la ACAB. En este sentido, la entidad apunta que el 60 por ciento de las consultas sobre este tipo de trastornos que recibe son de personas de más de 24 años.

El origen de esta disfunción es multifactorial. Puede ser biológico, psicológico o sociocultural, e, incluso puede deberse a una combinación de éstos. Además, la enfermedad no suele venir sola. Depresión, ansiedad o trastornos de la personalidad son algunas de las patologías que se le asocian. Todo ello implica que el abordaje del trastorno debe abarcar diferentes aspectos que incluyen el sanitario, le psicosocial, así como la concienciación y prevención desde los diferentes estamentos con autoridad, ya sea la Administración, la familia o un docente, por ejemplo.

Con el objetivo de aportar su granito de arena y de dar visibilidad a la problemática la ACAB ha lanzado un nueva campaña. Principal objetivo es confrontar a la juventud con esa realidad por eso, como explica la entidad «la campaña busca crear sorpresa y curiosidad». Se trata de que el mensaje, esta vez sí pase. Así, en todas los centros adheridos de la Red Catalana de Universidades Saludables y en diferentes tipos de entidades juveniles han empezado a poblar botellas de agua vacías (como las de la imagen más arriba). Desde la distancia, no se distingue si el envase está lleno o no, por lo que los estudiantes al cogerlo se dan cuenta del error. Al observar el botellín, la persona se da cuenta del motivo. «¿Una botella de agua vacía es todo tu almuerzo? Cuando no comes NADA dejas de SER tu», es el lema de la iniciativa y el mensaje que aparece inscrito en los envases. Además, también se reflejan datos sobre la enfermedad y la página web y el teléfono de ACAB.

Un vídeo distribuido por las redes sociales en las que aparecen recogidos comentarios de personas que han visto de cerca la enfermedad en los afectados pretende concienciar a través de uno de los canales que más utilizan las nuevas generaciones. Finalmente, y con ayuda de profesionales y referentes de diferentes ámbitos como el deporte o la música, se ha creado una etiqueta el twitter denominada #ResSer, con la que se quiere difundir información y mensajes sobre los trastornos de conducta alimentaria y ampliar la concienciación.

La campaña «¿Una botella de agua es todo tu almuerzo? Cuando comes NADA dejas de SER» busca concienciar sobre los trastornos de conducta alimentaria
La campaña «¿Una botella de agua es todo tu almuerzo? Cuando comes NADA dejas de SER» busca concienciar sobre los trastornos de conducta alimentaria
Gonzalo Pérez
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1