miércoles, 26 julio 2017
06:09
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Cataluña

Sant Feliu tendrá un gran museo de pintura catalana en 2020

  • La baronesa Thyssen firma un acuerdo con la ciudad y descarta Barcelona

La baronesa junto a un Van Gogh que se puede ver en la exposición de Sant Feliu de Guíxols
La baronesa junto a un Van Gogh que se puede ver en la exposición de Sant Feliu de Guíxols
Efe

La historia de amor de la baronesa Thyssen y la localidad gerundense de Sant Feliu de Guíxols firmó ayer su mejor capítulo. El alcalde de la ciudad, Carles Motas, y la propia baronesa anunciaron un acuerdo para abrir en 2020 un gran museo donde exponer la colección de pintura catalana que posee la baronesa, la mejor colección privada sobre ésta temática en el mundo entero. Son 400 obras que marcan los nombres más relevantes de los artistas catalanes de los siglos XIX y XX. El acuerdo convertirá a la localidad de la Costa Brava en visita obligada y referencia del mundo cultural y, según señaló la propia Carmen Cervera, certifican el descarte de Barcelona y los pabellones de la Fira de Montjuïc como futura sede de un nuevo Museo Thyssen.

Cervera se mostró exultante con la noticia y reafirmó su historia de amor con Sant Feliu, «el lugar favorito de mi vida» y el de su marido, el barón Thyssen. «Vamos a abrir un museo maravilloso. Haremos exposiciones conjuntas con el Museo Thyssen de Málaga y el de Museo Thyssen Madrid», sentenció. El futuro museo acogerá así unas 130 obras de forma permanente e irá jugando con 40 obras más en sus diferentes exposiciones temporales. Asimismo, para contextualizar mejor las piezas, también se añadirán obras de grandes artistas internacionales de la época para abrir diálogos. Los cuadros serán parte de una cesión gratuira de 20 años y cuentan con firmas como Ramon Casas, Joaquim Mir, Martí Alsina y muchos otros.

30.000 visitantes en verano

El acuerdo prevé la construcción de un edificio de nueva planta que conectará el Monasterio de la localidad a través de los jardines de sus inmediaciones, adquiridos este año por el consistorio. El proyecto global está presupuestado en unos seis millones de euros. Una vez acabado, se espera que sólo en verano convoque a más de 30.000 visitantes y que no tarde en convertirse en «centro cultural de referencia de la Costa Brava», como indicó el alcalde.

La baronesa se mostró impaciente por ver todo el proyecto concluído, pero detrás de toda buena noticia siempre hay una mala. El museo Thyssen de Sant Feliu cierra las puertas a la posibilidad que hubiese un pabellón Thyssen junto al Museo Nacional de Arte de Cataluña (Mnac). Tras cuatro años de negociaciones no se llegó a un acuerdo satisfactorio para las dos partes. Incluso el Mnac perderá algún cuadro de la colección privada de la baronesa como «La catedral de los pobres», de Joaquim Mir.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1