viernes, 21 julio 2017
12:32
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Cataluña / Gastronomía

Un clásico que apuesta por el protagonismo de un producto excelente

  • El restaurante Tritón ofrece una extensa y variada carta en la que los productos del mar, previamente seleccionados, son las grandes estrellas

El restaurante alberga un expositor con el pescado fresco
El restaurante alberga un expositor con el pescado fresco
Shooting

Su ubicación, el entorno, ha marcado el carácter y la evolución de Tritón, un restaurante que abrió sus puertas como un bar-restaurante para los operarios que trabajaban en la construcción de las facultades del barrio de Pedralbes o el personal del cuartel militar del Bruc, para convertirse en lugar de referencia y punto de encuentro para los vecinos del barrio con mayor poder adquisitivo de la ciudad.

«La gente de Pedralbes, nuestros vecinos, exigían la mejor calidad y ésta es la línea del restaurante, que, pese a haber evolucionado en su oferta para adaptarse al entorno, aún conserva los platos del día típicos de un bar de comidas », explica Joaquim Vidal, hijo del fundador del establecimiento, quien asegura que «aquí siempre tenemos lo mejor y el producto que entra es seleccionado previamente», como el pescado salvaje o sus famosas gambas de Palamós tamaño XXL.

Y sobre este principio se articula la oferta del Tritón, «un restaurante de cocina de mercado elaborada de la manera más sencilla que hay porque aquí lo importante es el producto», indica su propietario. «Tenemos una carta muy extensa, con entrantes y raciones para compartir, marisco, tártares, pescados, carnes y nuestras siete especialidades con bacalao y todo ello se puede degustar también en medias raciones », explica Joaquim Vidal, quien sin embargo destaca «los productos del mar como los principales protagonistas».

Además, complementan la oferta los platos del día, elaborados con el mismo producto de excelente calidad que los de la carta pero con un precio más ajustado. Así, el lunes toca lentejas con estofado de ternera; el martes, fabada asturiana cocinada con productos de allí; el miércoles, chipirones con tinta y rabo de toro estofada; los jueves, callos con garbanzos; y el viernes, garbanzos estofados y pies de cerdo.

Y aprovechando la gran calidad del pescado con el que se trabaja en el Tritón, hace un par de años Joaquim Vidal decidió poner en marcha la ‘Fish Corner’, una pequeña carta en la que se ofrece al comensal variedades de pescado crudo, como sushi, tataki, tartar... «Se trata de cocina japonesa pero más elaborada, con un toque de calidad y de distinción extra», apunta el propietario.

Además, en el establecimiento que ocupó originalmente el restaurante hasta que en los años 80 se trasladó a su ubicación actual, se ofrece comidas más de a diario, a un precio más asequible, en un ambiente informal, pero siempre con un producto de excelente calidad.

Un toque marítimo

Y si la carta del Tritón se ha ido adaptando con los años a las exigencias de su clientela, algo similar ha sucedido con el establecimiento, que ofrece todas las comodidades y cumple todas las exigencias del comensal. Así, el restaurante cuenta con un párking privado vigilado desde el que se accede directamente al restaurante, en el que unas enormes vidrieras, que pueden subirse de forma automática para crear un espacio interior totalmente abierto al exterior, ofrecen al cliente las vistas a un jardín iluminado por las noches.

En cuanto a la decoración y el diseño, éstos desprenden un aire marítimo, con puertas que recuerdan a las de los camarotes, focos y lámparas típicas de barcos y otros motivos marineros. En el interior llama especialmente la atención el expositor central en el que a diario se muestra al comensal el pescado y marisco fresco, del día, así como la repostería.

Restaurante Tritón

Alfambra, 16

93 203 30 85

De lunes a sábado de 13 a 15.45 horas y de 20.30 a 23.15 horas

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1