MENÚ
martes 26 septiembre 2017
21:42
Actualizado
El Tiempo
Selecciona tú localidad
Madrid Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC

Una Mercè más segura y descentralizada

El 22 de septiembre se inician unas fiestas con medidas de seguridad extraordinarias, pero con el ánimo de recuperar la normalidad. Habrá un homenaje a las víctimas de los atentados durante el piromusical con el «Imagine» de Lennon

Carlos Sala.  Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

16 de septiembre de 2017. 08:19h

Comentada

Ni el enrarecido ambiente político, ni los recientes ataques terroristas en Las Ramblas y Cambrils afectarán el ánimo de fiesta y celebración colectiva y popular de la Mercè, que arranca el próximo 22 de septiembre. Así lo aseguró ayer Jaume Collboni, teniente de alcalde de Cultura del Ayuntamiento, quien aseguró que «la fiesta quiere ser un espacio participativo, que todo el mundo pueda hacer suyo, para que la ciudad la viva y disfrute con toda normalidad».

En este sentido, Collboni anunció medidas de seguridad extraordinarias, «acordes con los recientes atentados y el actual nivel cuatro de alerta», aunque añadió que «por una cuestión de prudencia, de no dar pistas a los que tengan malas intenciones, no especificaremos ninguna medida concreta». Sólo si afectase la movilidad de los ciudadanos se informaría sobre posibles medidas. «Lo que queremos dejar claro es que los barceloneses podrán disfrutar con toda tranquilidad de las fiestas con el trabajo de la Guardia Urbana, los Mossos y la Policía Portuaria».

más barrios que nunca

A pesar de que la intención es recuperar la normalidad y proyectar alegría y celebración, la Mercè tendrá espacio para el recuerdo a las víctimas de los atentados. El día 25, el tradicional Piromusical que cierra los festejos arrancará con un minuto de silencio, la proyección en la fachada del Museo Nacional de Arte de Cataluña (Mnac) del símbolo de la paz, y el clásico «Imagine» de John Lennon para arrancar los fuegos. El piromusical también servirá para conmemorar el 25 aniversario de los Juegos Olímpicos, el 40 aniversario de la primera manifestación en Barcelona pro LGTB y un homenaje a músicos fallecidos este año o que se celebra su efenéride en 2017.

La gran novedad de este año es que será la Mercè más descentralizada de toda su historia, con cinco de los diez distritos de la ciudad involucrados en las casi mil actividades programadas hasta el 25 de septiembre. De esta forma, Nou Barris, que acogerá conciertos de clásica, y Sant Martí , con escenarios para teatro familiar, estrenarán espacios. La idea de la descentralización no consistirá únicaÍente en colocar un escenario en un determinado distrito, sino que se tratará de «incidir en el tejido social de los barrios», señaló la concejal de Nou Barris, Janet Sanz.

Las fiestas, que contarán con un presupuesto de 3,3 millones, 300.000 más que el año pasado, «precisamente para reforzar esta descentralización», comentó Collboni, también recuperarán espacios míticos, como la Rambla del Raval, la plaça Joan Corominas o la plaça Reial, donde se colocará el escenario de havaneras.

Otra de las novedades será descongestionar espacios como el de la Ciutadella, que el año pasado sufrió colapsos. Así, se aplaza el tradicional Mostra de Vins i Caves a octubre y en el passeig Lluis Companys se celebrarán propuestas de danza y tecnología alargando los espacios de la Ciutadella. Además, la capital islandesa, Reykjiavik, será la ciudad invitada de la edición de este años, con músicos y artistas copando muchas de las actividades de estas fiestas.

Red de Blogs

Otro blogs