miércoles, 23 agosto 2017
11:59
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Comunidad Valenciana

Crece la pobreza económica un 70 por ciento desde 2008

ETIQUETAS

La pobreza económica, que se construye con la mediana del gasto de las familias y la exclusión social, aumentó en la Comunitat Valenciana entre 2008 y 2011, un 60 por ciento, según el informe «La pobreza en España y sus Comunidades Autónomas» elaborado por la Fundación Bancaja y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie). Este crecimiento supone un 10 por ciento más que en el conjunto de España, donde subió un 60 por ciento. Las causas son, según los investigadores, «la acumulación del efecto de pérdida de renta y el incremento del paro de larga duración».

Así, el porcentaje de pobres teniendo en cuenta el gasto se incrementó en un 40 por ciento, mientras que la tasa de desempleo superior a un año se multiplicó casi por cinco.

El estudio tiene en cuenta otro indicador: la pobreza humana, que combina la económica con variables sanitarias (la esperanza de vida) y educativas (años esperados en el sistema). Aumentó en este sentido un 18 por ciento entre los años 2008 y 2011, frente al 8 por ciento nacional. Es la segunda Autonomía donde más sube, sólo por detrás de Canarias. Además, en palabras del catedrático de Economía de la Universidad Pablo de Olavide, Antonio Villar, todo apunta a que este dato se elevaría dos puntos teniendo en cuenta el pasado ejercicio y el actual. «Sería una aproximación prudente», ya que la economía continúa en retroceso.

Como notas positivas de la investigación, tanto Villar como la otra autora, la catedrática de la Universidad de Alicante, Carmen Herrero, señalaron que la caída de la renta no ha afectado a la esperanza de vida y a la educación. De hecho, es considerable el incremento de personas que han decidido retomar su formación. De esta manera, la población que abandona tempranamente sus estudios en la Comunitat ha bajado un 11 por ciento desde que se inició la crisis.

Para ambos expertos, la región cuenta además con «problemas muy serios de déficit en parte por gastos mal diseñados, pero también porque desde el principio tenemos un sistema de financiación injusta».

No obstante, recordaron que, teniendo en cuenta los datos de 2006, la situación no es ahora tan diferente, pese a que la percepción social es que estamos peor. Se debe a que se coge como referencia el pico de crecimiento.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1