lunes, 05 diciembre 2016
19:11
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Comunidad Valenciana

La economía valenciana crecerá un punto menos en 2017 por el Brexit

  • La incertidumbre política y el freno de algunos factores positivos son otras de las razones

El economista jefe de Economías Desarrolladas BBVA (dcha), Rafael Doménech, conversa con el director territorial
El economista jefe de Economías Desarrolladas BBVA (dcha), Rafael Doménech, conversa con el director territorial
Efe/Manuel Bruque

La economía de la Comunitat Valenciana cerrará 2016 con un crecimiento del 3,3 por ciento. Esta cifra ya es inferior a la de 2015, cuando la subida fue del 3,6, pero el año que viene seguirá el descenso con un 2,2 por ciento de crecimiento del PIB. Los motivos de la desaceleración son varios, aunque el efecto Brexit tendrá un importante impacto negativo en la región.

Así lo explicó ayer el responsable de Análisis Macroeconómico del BBVA Research, Rafael Doménech, durante la presentación del informe Situación Comunitat Valenciana. Recordó que el sector del automóvil de la Comunitat exporta mucho más a Reino Unido que el promedio del resto de autonomías, y que una parte muy importante de los turistas que vienen a la región son de aquel país. Por no hablar de las inversiones inmobiliarias que los ingleses han efectuado hasta ahora en la Comunitat.

Aparte del efecto Brexit, la incertidumbre por la situación política es otro de los factores que afectará de manera negativa al crecimiento económico. De hecho, este año ya le está costando tres décimas de PIB (300 millones de euros) y el año que viene le costará cuatro (400 millones de euros).

Además, algunos de los elementos que este ejercicio han tenido un peso muy positivo, como el aumento del turismo o la caída del precio del petróleo, dejarán de tener una importancia tan relevante.

Ahora bien, existen muy buenas razones para el optimismo en la Comunitat, de hecho, su crecimiento es superior al del resto de España. Su principal baza, dijo Doménech, son las exportaciones, que crecieron a un ritmo del 14,5 por ciento entre enero y julio de este año. El turismo, además, sigue batiendo récords históricos y se continúa generando empleo.

Sobre este asunto, el estudio realizado por BBVA apunta que entre 2015 y 2016 la región creará 105.000 empleos nuevos. Aunque la «tasa de desempleo seguirá siendo inadmisible», el aumento del número de personas con trabajo, lógicamente ha incrementado la renta de los valencianos y, con ello el consumo interno.

En cuanto al tiempo necesario para volver a los índices de empleo de antes de la crisis, el experto financiero apuntó que dependerá del crecimiento económico a partir de 2018. «La diferencia entre crecer al tres por ciento, o hacerlo al dos, es mucha».

Entre los puntos a mejorar, Doménech aseguró que hay un amplio margen de evolución en la eficiencia de las Administraciones Públicas y esto, dijo, es relevante en términos económicos puesto que los países con Estados más efectivos, tienen mayores índices de riqueza y prosperidad.

En este sentido, indicó que la «cuarta revolución industrial», o «revolución digital», tiene que llegar de manera inmediata a lo público.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1