MENÚ
viernes 20 octubre 2017
06:00
Actualizado
El Tiempo
  • 1

REPORTAJE / LA LACTANCIA MATERNA

La madre es imprescindible para alimentar a las criaturas, el padre es indispensable como guardián, asegurándole calma y descanso

  • Alimentar a más de una criatura suele generar muchas dudas
    Alimentar a más de una criatura suele generar muchas dudas
Cintia BORJA. Enfermera, consultora lactancia certificada IBCLC.  Valencia.

Tiempo de lectura 4 min.

14 de julio de 2017. 20:02h

Comentada

Sí, es posible la lactancia materna exclusiva a más de un bebé a la vez. La respuesta a quien se haga esta pregunta no admite nada más que un sí. Es posible dar de mamar a dos, tres incluso a cuatro bebés. ¿Por qué no? Si ha sido posible gestarlos.

Empezar la lactancia en el paritorio es la mejor forma de contribuir a su buen inicio, dejar que los bebés mamen tan seguido como quieran, sin interferencias, evitando la separación de su madre, aliviará el estrés que el parto les produce. Dejar que las criaturas se agarren espontáneamente al pecho, aumenta la probabilidad de que el resto de tomas las hagan con un agarre adecuado. En definitiva cuanto antes se produzca el primer estímulo, mejor para la producción de la leche.

Las sociedades científicas recomiendan el contacto precoz tanto en el parto normal como en las cesáreas, y hablo de cesáreas porque en la mayoría de los partos múltiples se practican. El contacto precoz no solo beneficia a la lactancia, también disminuye el dolor y el estrés en la madre. Esta práctica se está implantando cada vez más en los hospitales públicos desde la publicación de la Estrategia de Atención al Parto normal del Ministerio de Sanidad.

Tras el parto debería de ser una máxima que los bebés no fuesen separados de su madre, ellos no conocen nada más que el cuerpo de su madre, es donde se sienten seguros y satisfechos, en contacto con ella, regulan la temperatura, respiración y latidos cardiacos. Por lo tanto, desde el momento cero: colecho, teta y más teta.

Es importante entender que hay que evitar que la primera puesta al pecho se demore, tras el nacimiento los bebés están en una alerta tranquila, que favorece la lactancia. Primordial que en estos momentos nadie moleste a la madre ni a las criaturas.

El papel del padre es fundamental, para velar por el bienestar de la madre y los bebés. El padre, quien junto con la madre, han decidido la forma de alimentarlas, debe estar al pie del cañón, vigilando que nadie perturbe esos maravillosos instantes, inflexible a las opiniones negativas, apoyando la postura de su pareja, no la de los demás.

La lactancia múltiple necesita de un par de manos complementarias y una cabeza firme en la decisión tomada de amamantar. La cascada hormonal que la lactancia provoca hace que la madre sea más vulnerable a opiniones y comentarios. La madre es imprescindible para alimentar a las criaturas, el padre es indispensable como guardián, asegurándole la calma y el descanso que necesita.

Alimentar a más de una criatura supone afrontar muchas dudas, por lo que animo a las futuras madres a buscar información durante la gestación, conocer de antemano donde encontrar la ayuda de profesionales que sepan hacer algo más que apoyar la lactancia, valoren alternativas antes de dar un suplemento de fórmula, es decir, saber qué se puede hacer para que las criaturas obtengan más leche.

Pero no te preocupes, porque en el siguiente artículo iremos desarrollando los posibles obstáculos y cómo superarlos.

Pueden enviar sus consultas a consultalactancia@larazon.es

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs