lunes, 21 agosto 2017
08:40
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Madrid

Ambasz denuncia a La Ingobernable ante la pasividad de Carmena

  • La Fundación, sorprendida porque la alcaldesa no pidiera la desokupación «en caliente»

Pese a contar con 24 horas de margen legal para expulsar a los okupas del Ambasz, el Ayuntamiento ignoró la ayuda que le ofreció la Policía Nacional
Pese a contar con 24 horas de margen legal para expulsar a los okupas del Ambasz, el Ayuntamiento ignoró la ayuda que le ofreció la Policía Nacional
Jesús G. Feria

La Fundación Ambasz interpuso el pasado domingo una denuncia por usurpación contra el grupo que okupa el edificio de la calle Gobernador 39, denominado «La Ingobernable», puesto que dicho inmueble está cedido por el Ayuntamiento de Madrid para la creación del Museo de las Artes, Arquitectura, Diseño y Urbanismo. Sin embargo, pese a que la propiedad les fue cedida en 2013 por la entonces alcaldesa Ana Botella, desde la Fundación Ambasz se mostraron sorprendidos porque el equipo de Gobierno de Manuela Carmena no haya actuado ante la invasión del inmueble.

Y es que la del 6 de mayo –al término de una manifestación convocada entre otros por el Patio Maravillas, Ecologistas en Acción y la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid–, no es la primera okupación que ha sufrido este edificio. A finales de mayo de 2015, miembros del colectivo okupa Patio Maravillas invadieron el inmueble en cumplimiento de su amenaza de usurpar una propiedad municipal si la entonces alcaldesa, Ana Botella, no les cedía un espacio público. Entonces, el Ayuntamiento ordenó a la Policía Municipal que realizase un desalojo inmediato, por lo que la okupación duró unas horas.

Sin embargo, en esta ocasión, la respuesta del consistorio madrileño ante la invasión del inmueble fue el silencio. No hubo ningún reacción al respecto cuando tuvo lugar y, posteriormente, las respuestas fueron vagas e inconcretas. Mientras la alcaldesa, Manuela Carmena, aseguraba que se cumpliría la Ley, la portavoz Rita Maestre, ignoraba lo ocurrido en 2015 y afirmaba que la denuncia correspondía a la Fundación Ambasz, concesionaria del edificio. En este sentido, desde la Fundación Ambas señalaron a EP que ahora mismo la concesionaria «no puede hacer nada» en el edificio. Por ello, esperan que la denuncia dé lugar a una actuación judicial para «tomar cartas en el asunto». Además, se da la circunstancia de que el consistorio madrileño les ha planteado un requerimiento para subsanar una serie de elementos, que los arquitectos del proyecto están redactando para entregarlos y obtener las licencias pertinentes para continuar avanzando, y que la okupación les impide reparar.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1