MENÚ
martes 17 octubre 2017
08:39
Actualizado
El Tiempo
  • 1

Campaña de grifos cerrados

El Canal advierte de la necesidad de moderar el consumo de agua que, por primera vez en años se ha disparado un 4,4% en los seis primeros meses. El deshielo y las lluvias han caído un 30% y los embalses están un 20,4% más bajos que en 2016

  • El embalse de Navacerrada (en la imagen) estaba ayer al 43% de su capacidad
    El embalse de Navacerrada (en la imagen) estaba ayer al 43% de su capacidad

Tiempo de lectura 4 min.

06 de agosto de 2017. 03:56h

Comentada

¿Se acuerdan de las tormentas de la primera semana del mes de julio? Aquella fue la última vez que llovió en Madrid. Aunque las alarmas por sequía no han saltado (aún), en el Canal de Isabel II ya se miran los niveles con lupa. Al año hidrológico aún le quedan meses para acabar y la Comunidad no afronta lo que queda del año (lo peor) con las mejores reservas. Conscientes de que los meses de lluvia no llegarán hasta el otoño, desde la empresa pública que gestiona los recursos hidrológicos de la región se ha hecho el primer llamamiento a la responsabilidad con una campaña en la que se pide contención en el consumo.

Las cifras no son buenas y no parece que vayan a mejorar. El problema no está sólo en las altas temperaturas –de hecho, julio ha sido un mes bastante bueno si se atiende al mercurio–, la complicación está en el elevado consumo de agua, las bajas cifras de agua embalsada y la mala previsión.

En los seis primeros meses del año, los hogares madrileños han consumido 10.000 millones de litros más de agua que en el mismo periodo del pasado año. Esto supone un 4,4% más de consumo de agua potable desde enero hasta junio; un porcentaje que se ha reducido al 3,5% si se incluye el último mes de julio, en el que el consumo se moderó volviendo casi a las cifras contenidas del pasado año. En total ya se han gastado algo más de 292 hectómetros cúbicos de agua frente a los 282 del año pasado y de años anteriores, en los que se había conseguido bajar el consumo de los madrileños hasta situarlo en 127 litros de agua por habitante al día, en torno a tres litros menos de la media nacional. En los primeros siete meses la cifra ha subido hasta los 170 litros, según el análisis realizado por el Canal.

Además de dispararse el consumo, por primera vez en varios años, desde que comenzó el año hidrológico, en octubre, las aportaciones a los embalses o, lo que es lo mismo, la cantidad de agua que ha llegado a ellos, ha descendido en un 30% respecto a 2016. Así, hasta el 31 de julio, en los 14 embalses que gestiona la empresa pública madrileña se habían recogido 443,2 hectómetros cúbicos de agua frente a los 638 del pasado año.

Esta combinación de cifras ha provocado que los embalses cerraran el mes de julio al 70%, 2,5 puntos por debajo de la media histórica. Ayer estaban al 69,43 por ciento de su capacidad, cuando hace un año a día 5 de agosto se encontraban al 83,56%, más de un 20% por debajo respecto a la misma fecha de 2016. Así, ayer, embalses como El Villar estaba al 91,70%, mientras que El Vado no superaba 23,50%.

El máximo volumen alcanzado en lo que va de año se produjo el 1 de abril cuando se llegó al 82,19% de su capacidad, con 777,4 hectómetros cúbicos almacenados. Sin embargo, a 3 de agosto de este año, la cantidad embalsada estaba en 657,8 hectómetros cúbicos. Hay que tener en cuenta que la media de agua acumulada los últimos 20 años para estas fechas es de 686 hectómetros cúbicos, 28 hectómetros cúbicos más que lo que almacenan en la actualidad los 14 embalses de los que se abastece la Comunidad.

Desde el Canal de Isabel II se explica además que no todos los años hidrológicos tienen el mismo comportamiento. El pasado año, por ejemplo, los embalses tenían mucha menos agua embalsada al comenzar la primavera, pero vinieron a aumentar sus reservas hasta principios de junio, justo al contrario de lo que ha sucedido este año, en el que desde que se inició la primavera se han registrados las peores aportaciones de los últimos 20 años, siendo un 62% inferiores a la media de este periodo.

La tendencia preocupa, porque aunque los embalses tienen en principio suficiente agua para estar tranquilos y acabar sin problemas el año hidrológico, no se sabe cómo va a acabar la temporada y si éste puede ser el inicio de un ciclo de sequía que cada cierto tiempo se produce. Por este motivo, el Canal ha iniciado una campaña con la que quiere concienciar de la importancia de moderar el consumo de agua explicando que hay pequeños gestos cotidianos con los que además de ahorrar en la factura se contribuye al consumo responsable de un bien que en la Comunidad llega a seis millones de personas desde 14 embalses, 78 captaciones de aguas subterráneas y 14 plantas de tratamiento de agua potable.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs