sábado, 19 agosto 2017
05:20
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Madrid

«Desafío Okupa»: La Ingobernable se impone: no se desaloja y pone condiciones

  • El colectivo que ocupó hace dos semanas el edificio del Paseo del Prado exige al Ayuntamiento romper el convenio con la Fundación Ambasz para «abrir el diálogo» y amenaza con acciones legales. Carmena sigue «estudiando la situación jurídica del inmueble»

La Ingobernable presentó ayer un manifiesto coincidiendo con la visita que hizo el PP para reclamar su desalojo
La Ingobernable presentó ayer un manifiesto coincidiendo con la visita que hizo el PP para reclamar su desalojo

Que el Gobierno de Manuela Carmena en el Ayuntamiento de Madrid tiene un problema en su relación e interlocución con los colectivos okupas de la ciudad parece, a estas alturas de legislatura, una realidad incontestable. El desencuentro entre el equipo de Ahora Madrid y estas entidades vivió ayer un nuevo episodio de fricción: un colectivo que ocupa desde principios de mes un edificio en pleno centro de Madrid puso condiciones a Carmena para iniciar el diálogo con ella.

Y es que tras haber apoyado abiertamente a Ahora Madrid en la campaña electoral de 2015, grupos como el Patio Maravillas, La Dragona, la Enredadera o el Eko –en los que militaron algunos de los ediles de la candidatura ciudadana– han criticado con dureza en estos dos años la actitud del Ejecutivo de Carmena respecto al fenómeno de la okupación: «Este Ayuntamiento que se prometía del cambio, recurre a su burocracia –autoritarismo disfrazado de sentido común– para reprimirnos». Tensiones, comunicados y manifestaciones que, sin embargo, nunca habían alcanzado el nivel de desafío que representa la reciente ocupación del edificio situado en el número 30 Paseo del Prado, rebautizado ahora como La Ingobernable. Un órdago que mantiene paralizado al equipo de Carmena y en el que ninguno de sus elementos es casual: la ocupación afecta a un inmueble de titularidad municipal y cuya gestión, en virtud de un convenio firmado por el Gobierno de Ana Botella (PP), corresponde a una entidad privada, la Fundación Ambasz. El pasado 6 de mayo se consumó la ocupación. Ayer, los actuales inquilinos de La Ingobernable dieron un paso más allá: poner condiciones al Ejecutivo municipal. Álvaro es el portavoz del colectivo que lleva ocupando ilegalmente el inmueble del Paseo del Prado desde hace dos semanas ante la inacción de Ahora Madrid y fue él el que verbalizó ayer el requisito que Carmena deberíá cumplir para poder negociar: «Exigimos la rescisión del contrato (con Ambasz), y esa sería la condición para establecer un diálogo, que no una negociación, con el Ayuntamiento, que tiene perfectas competencias para rescindir la concesión de este regalo de Ana Botella a la Fundación Ambasz».

Exigencias

¿Aceptará esta exigencia el Gobierno de Carmena? La portavoz municipal, Rita Maestre, dejó entrever que no: «Es evidente que este equipo no gobierna como reacción a presiones de ningún tipo». Maestre, sin embargo, dejó claro que a su Gobierno no le gusta el convenio suscrito por Botella con la Fundación Ambasz, en primer lugar, porque no le cedió a la entidad del arquitecto argentino Emilio Ambasz por un plazo de 75 años sin establecer ningún tipo de canon y, además, por plantear modificaciones en la estructura del inmueble que fueron ya tumbadas por la Comisión Local del Patrimonio. Pese a que, según subrayó la portavoz, el Ayuntamiento sí cumplirá el convenio con Ambasz, de momento desde Cibeles –el Ayuntamiento es el titular del recinto– no se darán los pasos para que se produzca el desalojo. El Ayuntamiento, de hecho, está elaborando un expediente para conocer la situación jurídica y de conservación del edificio y sólo cuando esté finalizado este documento se tomará una decisión al respecto. La propia Maestre, en una entrevista con LA RAZÓN, señalaba el pasado lunes que el desalojo no era la única solución: «Eso depende del estado de la cuestión al finalizar el expediente», precisó entonces. Se desaloje o no finalmente La Ingobernable, la elaboración del expediente por parte del equipo de Carmena permite a los miembros del colectivo okupa ganar tiempo. Y entre tanto, los miembros de esta entidad, además de poner condiciones al Ayuntamiento, se plantean nuevas actuaciones, incluido denunciar ante la Justicia el convenio con la Fundación Ambasz: «Estamos estudiando emprender acciones legales para denunciar este tipo de corrupción en tipo de privatizaciones. Queremos demostrar que estamos por delante de las instituciones», subrayó el portavoz de La Ingobernable en declaraciones a los medios a las puertas del edificio ocupado.

Hasta este inmueble se desplazó precisamente ayer el portavoz del PP en el consistorio, José Luis Martínez-Almeida, con algunos ediles para exigir a Carmena que actúe y para señalar que los miembros de La Ingobernable son «unos caras» que deberían «trabajar» en lugar de «gritar». El colectivo okupa recibió a los populares con pancartas y gritos de «vergüenza» y «Madrid no se vende».

Ahora Madrid vota «no» al desalojo

El Pleno de la Junta Municipal de Centro aprobó ayer, con los votos de PP, PSOE y Ciudadanos y el rechazo de Ahora Madrid, instar a la alcaldesa, Manuela Carmena, a tomar medidas legales para desalojar La Ingobernable. Fue el PP el que llevó al Pleno de Centro esta moción. Los populares, sin embargo, no lograron sacar adelante una segunda parte de la iniciativa en la que pedía que todos los miembros del equipo de Gobierno dejaran de «apoyar cualquier tipo de okupación de edificios». Este segundo punto contó con el voto a favor de Ciudadanos y del PP pero con el rechazo de Ahora Madrid y PSOE. El edil del PP Iñigo Henríquez de Luna señaló que su formación «seguirá presionando al equipo de Gobierno para que cumpla la legalidad, que es lo que no está haciendo».

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1