jueves, 28 julio 2016
10:27
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Madrid

Títeres «proetarras» en el Carnaval de Carmena

Imagen de la pancarta que aparece en la obra.
Imagen de la pancarta que aparece en la obra.

Violaciones, ahorcamientos y enaltecimiento del terrorismo, para niños. Así es el Carnaval de Manuela Carmena o, al menos, la demostración de la dejadez con la que los responsables del «cambio» en el Ayuntamiento de Madrid han escogido la programación. Agentes de la Policía Nacional y de la Policía Municipal acudieron hasta una plaza del distrito de Tetuán alertados por los padres de los menores que «disfrutaban» de un espectáculo de títeres en el que, antes de la llamada a las autoridades, ya se había ahorcado a un juez, apuñalado a un policía y crucificado a una monja.

En un momento dado, las marionetas –de la compañía «Títeres desde abajo»– sacaron una pancarta en la que se leía «Gora Alka-ETA», por lo que, ante la denuncia de los asistentes al acto, los artistas –de nacionalidad española y vinculados a movimientos anarquistas– que desarrollaban el espectáculo fueron detenidos y trasladados a la sede de la Brigada de Información en Moratalaz por un supuesto delito de enaltecimiento del terrorismo.

Todo ocurrió en la primera de las dos funciones programadas por el consistorio, en torno a las cinco de la tarde, y, pese a las protestas de los padres, no se interrumpió el espectáculo hasta que llegaron las autoridades. Apenas media hora después, a la plaza del Canal de Isabel II, en plena calle Bravo Murillo, acudieron dos indicativos de la Brigada de Información y de la de Seguridad Ciudadana, que procedieron a la detención de los titiriteros, Raúl Griot –director de la compañía– y Alfonso Lázaro, procedentes de Almería y Madrid, respectivamente.

Dos horas más tarde, el Ayuntamiento de Madrid realizó un comunicado en el que aseguraban que habían sido los responsables de Madrid Destino –empresa municipal que organiza la programación del Carnaval– quienes pararon la representación cuando los artistas «realizaron acciones ofensivas, completamente fuera de lugar en cualquier contexto y totalmente irrespetuosos con los valores de convivencia, respeto y diversidad». Posteriormente, la Policía Municipal realizó la primera intervención al llegar al lugar de la función. Fueron los agentes locales quienes avisaron a la Policía Nacional para efectuar los arrestos.

A continuación, Madrid Destino procedió a presentar una denuncia en los Juzgados de Plaza de Castilla contra la compañía teatral en la que se detalla que «según informa una trabajadora de la empresas, en el curso de la actuación se han escenificado actos ofensivos y lesivos para la sensibilidad, habiendo procedido por parte de la empresa a la paralización de la actuación». Igualmente, el consistorio está estudiando la depuración de responsabilidades sobre la programación de este evento. Según acusan en el mismo comunicado, fue la Dirección de Programas y Actividades Culturales, en manos de Jesús María Carrillo, quien eligió «según su criterio» 15 actividades de la programación y que la obra «no había sido visionada con antelación» y la sinopsis de «La Bruja y Don Cristóbal» no adelantaba un contenido ofensivo.

Sin embargo, fuentes de la investigación han señalado a LA RAZÓN que los detenidos han asegurado a la Policía que Madrid Destino revisó la obra antes de seleccionarles para la programación del Carnaval. En la página web del Ayuntamiento de Madrid, aparece el espectáculo como «recomendado para niños». Basta con una búsqueda simple en internet para descubrir el verdadero nombre del mismo, que se subtitula «A todo cerdo le llega su San Martín», y cuya imagen promocional tiene como fondo el manual anarquista «Contra la democracia» y el tomo feminista «Manifiesto SCUM». También se pueden ver anteriores obras de la compañía en las que la «venganza sangrienta» contra las autoridades por «abuso de poder» es un tema común.

Según detallaron fuentes de la investigación, tanto Griot como Lázaro son viejos conocidos de la Policía y han sido fichados con anterioridad por relacionarse en círculos anarquistas, si bien no precisaron si tienen algún antecedente. Las mismas fuentes explicaron que se está investigando el origen de la palabra «Alka» que parte el viva a ETA en el cartel que enarboló la marioneta –«gora alka-eta»–, y creen que puede ser un juego de palabras. «Alka» no es, según las fuentes consultadas, una palabra en vascuence, por lo que sospechan que los arrestados trataran de referirse con este término a otra organización terrorista: Al Qaeda.

El viernes estrenamos en Madrid nuestra nueva obra "La Bruja y Don Cristóbal. A cada cerdo le llega su San Martín" Como...

Posted by Títeres Desde Abajo on Miércoles, 3 de febrero de 2016

Actuaciones en La Piluka

Por otra parte ayer no fue precisamente la primera vez que la compañía de marionetas representaba su polémico espectáculo. El pasado 29 de enero fue la Biblioteca Social Libre Albedrío de Granada la que acogía el estreno de «La bruja y Don Cristóbal. A cada cerdo le llega su San Martín». Dos días después la representación se trasladó a la casa okupa «La Redonda» de la misma ciudad andaluza. Se da la circunstancia de que el director de «Títeres desde abajo», Raúl Griot, ha participado también con otra de sus compañías teatrales en varias representaciones en el centro ocupado La Piluka, en el Barrio del Pilar, muy vinculado a Ahora Madrid, ya que varios destacados participantes del mismo se presentaron a las elecciones para vocales vecinos de la formación.

Pese a que desde el Ayuntamiento de Madrid insistieron en lamentar lo sucedido y garantizaron que el resto del Carnaval se desarrollará con normalidad, a nadie se le escapó ayer que han vuelto a equivocarse en la celebración de una fiesta popular. Entre las numerosas críticas que arrecieron en las redes sociales –en las que rápidamente se hizo «trending topic Gora ETA en referencia a la pancarta de las marionetas–, era habitual el recuerdo a la Cabalgata de Reyes, en la que uno de los artistas contratados aseguró «aborrecer» dicho espectáculo y desveló el misterio de sus majestades de oriente ante las cámaras de Televisión Española durante el espectáculo.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1