sábado, 29 abril 2017
01:20
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Madrid

Los allegados de las víctimas del tiroteo buscan al autor fuera de Alcorcón

  • Quieren vengar la muerte de Nacho y Maite, abatidos a tiros la madrugada del domingo.

El pub On the Sea sigue precintado tras el tiroteo del sábado
El pub On the Sea sigue precintado tras el tiroteo del sábado

El doble crimen de Alcorcón producido la madrugada del domingo en el local de copas On the Sea sigue siendo la noticia más comentada entre los jóvenes de la localidad. Quienes no se habían enterado de lo ocurrido la misma madrugada, empezaron a hacerlo el domingo por la tarde y fue entonces cuando los grupos de WhatsApp comenzaron a arder. La identidad de las víctimas y, sobre todo, la del autor de los hechos y su foto se difundieron a toda velocidad. El presunto homicida, conocido por toda la juventud alcorconera dado su fama de conflictivo, es vecino de la localidad y tiene entre 35 y 40 años. Vivía en un barrio bastante céntrico y, al cierre de esta edición, continuaba en paradero desconocido. «Lo mejor que le puede pasar es que le coja la Policía cuanto antes», comentaban ayer desde círculos cercanos a la familia de Nacho, el hombre que regentaba el local de copas y al que este individuo dio varios tiros en la cabeza con un arma de fuego, con silenciador casero incorporado, y calibre 9 milímetros. El presunto homicida también disparó contra Maite y Tony, una pareja también conocida y conflictiva, sobre todo él. Ella murió de un disparo en el hemitórax derecho y él sigue en el hospital de Alcorcón con un disparo en el muslo izquierdo. Maite deja una hija adolescente, fruto de una relación anterior a Tony, y Nacho a un hijo veinteañero, también de otra relación anterior a su última mujer: Xiomara, con la que ahora tenía un niño de ocho años. Tony –mulato, alto y musculoso– es conocido por ser un pequeño traficante de toda la vida y ha estado involucrado en conflictos más serios.

Escondido

Desde círculos cercanos a estas tres víctimas aseguraron ayer que el hombre al que busca el Grupo VI de Homicidios corre peligro de linchamiento. Le buscan incluso fuera de Alcorcón, en sitios donde sospechan que podría estar escondido. La madrugada del domingo, tras disparar a tres personas, huyó del garito dejando el arma homicida dentro. El detonante podría estar relacionado con una deuda que tuviera Nacho con el homicida por tráfico de estupefacientes, pero tampoco se descarta que entrara al local por buscar bronca con gente de allí, a la que decía que «tenía ganas». Había llevado la pistola encima toda la noche.

El homicida perdió a su padre dos días antes

El presunto autor de los hechos siempre había sido una persona muy conflictiva pero sus conocidos explican que últimamente estaba peor que nunca. Había tenido broncas de forma más frecuente de lo habitual, el fin de semana pasado tuvo una pelea en un bar de copas de su barrio y justo dos días antes de los hechos había fallecido a su padre, por lo que se encontraba «desquiciado». Las horas previas al suceso, quienes coincidieron con él aseguran que iba muy drogado y que incluso había enseñado su arma a alguno. Hablaba de «venganza», en relación con una de sus broncas más sonadas hace unos años, cuando le rajaron el cuello en el polígono Urtinsa. «El sábado quería matar a alguien. Estaba totalmente fuera de sí», aseguran quienes le trataron.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs