lunes, 26 junio 2017
09:03
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Madrid

Roba un coche con un niño de dos años dentro en La Latina

  • El ladrón distrajo a su madre para que saliera del coche. Condujo hasta Alcorcón y abandonó el vehículo con el pequeño dentro, ileso

ETIQUETAS

Roba un coche con un niño de dos años dentro en La Latina

Cuarenta minutos de terrible desesperación fueron los que vivió ayer una madre a la que le robaron el coche con su hijo de tan solo 2 años dentro, en el número uno de la Calle Granado, en el barrio de La Latina. En torno a las 12:10 horas de la mañana el pequeño, sentado en el asiento trasero del vehículo, y su madre, vieron como un varón de aproximadamente 50 años se acercó hasta la mujer y tirando unas llaves al suelo sin que ésta se diera cuenta le preguntó: «¿Son suyas esas llaves, señora?». La madre se acercó a comprobar si había perdido su llavero mientras el niño permanecía en el coche y fue entonces cuando ocurrió la tragedia. El hombre, con toda rapidez y a sangre fría, se introdujo dentro del vehículo, un Opel Meriva de color gris plateado, y emprendió la marcha.

La mujer no pudo hacer nada para detener el vehículo y llamó de inmediato a la Policía para que intentarán localizar al ladrón que se había llevado a su hijo. Los agentes que atendieron la llamada comunicaron a la sala 091 lo sucedido y en pocos minutos todos los datos que la madre podía aportar sobre el robo y sobre el aspecto físico del ladrón fueron difundidos a todas las patrullas de dentro y fuera de la capital para que, a través de los canales internos, se pudiera dar lo antes posible con el paradero del pequeño.

La incertidumbre

Antes de que los agentes pudieran localizar y perseguir el vehículo sustraído y después de 40 minutos de incertidumbre, llegó la buena noticia. Justo a las 12:50 horas de la mañana la Policía encontró el coche abandonado en la calle Meloneros del municipio de Alcorcón. El niño continuaba dentro del vehículo y aunque no tenía ninguna lesión a simple vista fue trasladado al hospital más cercano en el que los médicos le realizaron un chequeo y certificaron que estaba en perfectas condiciones, pese al peligro que entraña permanecer en el interior del habitáculo en plena ola de calor.

Según explicaron fuentes policiales, al parecer, el ladrón estuvo circulando con el niño de dos años dentro durante aproximadamente 20 minutos por la A-5 sin levantar ningún tipo de sospechas. Probablemente se dio cuenta de que había un menor en el interior del coche cuando ya había emprendido el viaje, por eso, después de recorrer alrededor de 14 kilómetros pensaría que lo mejor para él y para ese pequeño sería huir y dejarle en el vehículo, puesto que junto al delito de robo se le podría imputar uno de secuestro. La calle en la que fue abandonado el coche con el menor en su interior es una zona muy transitada y llena de establecimientos, por ello, su localización fue mucho más rápida. La Policía continúa buscando a este varón de 50 años que, por el momento, se encuentra en paradero desconocido.

El método «toli»

Esta forma de sustraer vehículos es bastante habitual, sobre todo, en los meses de verano en los que, además de que muchas personas dejan su automóvil estacionado en el mismo sitio durante largos periodos de tiempo, también lo utilizan para desplazarse a sus lugares de vacaciones. Es por ello que, aprovechando que Madrid se llena de coches de turistas, parece que para los ladrones es más fácil robarlos. De hecho, con el método «toli» más de uno se ha llevado un susto terrible. Consiste en que los ladrones golpean la parte trasera del vehículo con algo que produzca un gran estruendo pero que no destroce el vehículo. Cuando el conductor oye el ruido, en la mayoría de los casos, solo piensa en ir corriendo para ver qué ha podido pasar. Por ello, más de uno deja las llaves puestas y en ese preciso instante, es cuando los ladrones aprovechan para meterse en el coche y darse a la fuga sin que el conductor pueda hacer nada para evitarlo.

Otro de los métodos más utilizados por los ladrones basados en distraer y confundir al conductor es el timo de la matricula. Aunque suena surrealista, es el propio ladrón el que avisa de que le han robado. Este individuo se fija en ciertos coches aparcados normalmente en parkings públicos y centros comerciales y les arranca con diversas herramientas las matrículas. Cuando el propietario del vehículo, ajeno a lo que ha ocurrido poco antes de coger su coche, se monta en el vehículo y mete la llave para arrancar, el ladrón se acerca y le alerta sobre la falta de su matrícula, de forma que el dueño sale para comprobarlo descuidando las llaves. Es entonces cuando éste aprovecha para meterse en el coche y alejarlo lo más rápido posible del lugar de los hechos.

Ver a pantalla completa

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1