• 1

Gritos de «¡Viva España!» en un 12-O marcado por la crisis catalana

Miles de ciudadanos se unen al desfile en plena ofensiva independentista

  • El Rey Felipe VI durante el desfile del Día de la Fiesta Nacional del 12-O
    El Rey Felipe VI durante el desfile del Día de la Fiesta Nacional del 12-O / Reuters
Fernando Cancio,  larazon.es.  Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

12 de octubre de 2017. 21:31h

Comentada
Fernando Cancio,  larazon.es.  Madrid. 12/10/2017

El día soleado y sobre todo el contexto político, con el desafío independentista, han contribuido a que miles de ciudadanos se hayan acercado, bandera en mano, al madrileño Paseo de la Castellana para asistir al desfile con motivo del Día de la Fiesta Nacional. Ya desde primera hora las calles comenzaban a llenarse de gente que buscaba el mejor sitio para ver pasar a militares, guardias civiles y policías nacionales. Durante todo el tiempo, no han dejado de corear vivas a España y al Rey. Y algún «Puigdemont, a prisión» también se ha escuchado. Tanto el Gobierno como el Ministerio de Defensa querían que está edición fuese una llamada a la unidad para sentirse «orgullosos de ser españoles», lema de este año. Y los ciudadanos han respondido.

A las 11:00, los Reyes han llegado a la Plaza de Lima, donde les esperaban el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (recibido con aplausos de los ciudadanos); la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal; el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Fernando Alejandre; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y la alcaldesa, Manuela Carmena. Tras los honores y saludos protocolarios, Felipe VI, vestido con uniforme del Ejército del Aire, ha pasado revista a las tropas justo antes de dirigirse a la tribuna presidencial. En ese momento, un paracaidista del Ejército del Aire ha descendido con la bandera de España, que ha sido izada por tres militares, un guardia civil y un policía nacional.Los aplausos y los vivas no han cesado.

El momento más emotivo ha llegado con el homenaje a los que dieron su vida por España, que este año sirve como recuerdo a las víctimas del terrorismo. Por ello, el Rey, encargado de colocar una corona de laurel ante el monumento, ha estado acompañado de los embajadores de los países con víctimas mortales en los atentados de Barcelona. Junto a ellos también ha participado la madre de Ignacio Echeverría, fallecido en los atentados de Londres cuando intentaba hacer frente a los terroristas.

El silencio del «toque de oración» lo han roto las salvas de ordenanza y la pasada de la «Patrulla Águila» pintando la bandera en el cielo de la capital, la cual ha sido acompañada por los aplausos de los miles de asistentes.

En ese momento ha arrancado el desfile aéreo, con 78 aeronaves, el cual ha durado poco más de seis minutos. La Patrulla Águila, de nuevo, ha cerrado el paso de los aviones para dar comienzo al desfile terrestre.

En esta ocasión, los grandes protagonistas han sido las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Los asistentes no han dejado de aplaudir a la Guardia Civil y a la Policía Nacional, que por primera vez desfilaba en un 12-O. Los ciudadanos han querido mostrarles así su apoyo tras el acoso independentista en Cataluña.

Ante la tribuna real han desfilado también 120 gendarmes franceses de intercambio que se están instruyendo en la lucha contra el terrorismo con la Guardia Civil y la bandera de Líbano, como gesto de agradecimiento después de que en agosto sus soldados ondeasen la española tras enfrentarse al ISIS, en recuerdo a los fallecidos en Barcelona.

Los últimos en pasar han sido los legionarios y los regulares, que como siempre han sido también de los más ovacionados. En total, 3.900 efectivos y 84 vehículos han desfilado por el Paseo de la Castellana.

Una vez concluido, los Reyes se han al Palacio Real para la tradicional recepción a las autoridades. Y se han marchado, como llegaron, entre aplausos y vivas de los miles de ciudadanos que abarrotaban las calles.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs