• 1

El Congreso aprueba prohibir amputar el rabo y las orejas a los perros

El Congreso ratifica el Convenio Europeo de Protección animal de hace 30 años tras prohibir todas las amputaciones del rabo. Dinamarca o Bélgica aún lo permiten.

  • Un viandante cruza con su perro la madrileña Gran Vía.
    Un viandante cruza con su perro la madrileña Gran Vía. / EFE/Mariscal
Belén Tobalina.  Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

17 de marzo de 2017. 15:39h

Comentada
Belén Tobalina.  Madrid. 16/3/2017

Los perros a los que se les corta el rabo pueden presentar problemas de locomoción de por vida. Lo tienen por algo. Les ayuda a mantener el equilibrio y lo utilizan también para comunicarse. «Lo usan sobre todo para las frenadas y los giros en la carrera. Para frenar lo mueven como una hélice y para girar lo usan para seguir esa dirección», explica José Enrique Zaldívar, presidente de la asociación de veterinarios Avatma.

Han tenido que transcurrir 30 años para que, por fin, España ratifique el Convenio Europeo de Protección Animal de 1987, que, en cambio, sí firmó en 2015. Y somos, por tanto, el país 18 en adherirnos. El Pleno del Congreso de los Diputados ratificó ayer dicho convenio, ya que lo único que faltaba para hacerlo era prohibir la amputación del rabo. En concreto, con 175 votos a favor, 37 abstenciones y 136 en contra, el pleno aprobó el convenio con la enmienda presentada por Unidos Podemos, a propuesta de la Asociación de Parlamentarios para la Defensa de los Derechos de los Animales (Apdda), que iba acompañado de un informe técnico veterinario sobre las amputaciones que elaboró Avatma.

Sólo votaron en contra el PP y tres miembros del Grupo Mixto. La reserva planteada por el Gobierno se refería únicamente a perros de caza. «La explicación que dan es que los cazadores cortan el rabo a los perros para evitar accidentes. Esto no tiene sentido», explicó en su día Chesús Yuste, coordinador de Apdda.

El proceso para la aprobación de esta enmienda ha sido cambiante. Así, aunque el pasado 6 de marzo, durante el debate en Comisión, se aprobó con el apoyo de todos los grupos menos del PP, la enmienda del grupo de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea contra la excepción del Gobierno, el día 8 se admitió la excepción del PP, después de que pactara con ERC y PNV. Pero al día siguiente, ERC rectificó –Cataluña es una de las autonomías donde ya estaba prohibida la amputación– , y con la abstención de ayer de 32 diputados de Ciudadanos y cinco de EAJ-PNV, España por fin ha dicho adiós a las mutilaciones, salvo que sea motivada por causas de salud, tal y como recoge el Convenio de Estocolmo.

«Hoy hemos conseguido dos victorias para los animales; la primera que se prohíba la amputación del rabo de los perros, pero aún más importante, hoy el maltrato animal ha estado en el Congreso al más alto nivel en el debate político. Ése es el camino para conseguir los cambios necesarios para el bienestar de los seres que viven con nosotros», afirmó Juan Lopez de Uralde, diputado y coportavoz de EQUO. «Los españoles han sido mejores y han ido por delante de sus representantes. Quien tortura es un peligro para la sociedad», dijo Guillermo Díaz, de Ciudadanos, a pesar de que su partido optó por abstenerse.

Y es que los datos hablan por sí solos, al igual que las recomendaciones de los veterinarios. Así, desde la Federación de Veterinarios Europeos, órgano consultivo de la UE, o la Asociación Mundial Veterinaria de Pequeños Animales se han manifestado en contra de cualquier tipo de cirugía que se realice con fines no curativos o de diagnósticos y lo consideran una intervención contraria al bienestar animal. Zaldívar recuerda «un estudio realizado en Escocia –publicado en “Veterinay Record”–: sobre una muestra de 138.212 perros, se demostró que sólo el 0,23% de ellos tuvieron algún problema en su cola y que de ellos el 17% se debieron a lesiones que se produjeron los perros en el exterior, es decir, por una actividad similar a la caza. La incidencia, por tanto, es mínima. Y mutilar para prevenir ese 0,23% de casos no tiene sentido».

¿Qué países lo admiten?

Desde Avatma, recuerdan que en razas de caza, como el pointer y el setter, no se ven patologías relacionadas con la longitud de sus rabos, que sí se dan en galgos, a los que, en cambio, no se les corta, ya que no podrían cazar de forma adecuada. Es decir, una demostración «de que no es la funcionalidad la que marca la posición del mundo de la caza».

En definitiva, por fin España ha dicho adiós a estas amputaciones que causan: dolor, problemas de salud crónicos, de locomoción, en la interacción social, riesgo perioperatorio, infecciones... Dando un paso por delante de países como Bélgica, República Checa, Dinamarca o Alemania, que sí admiten el corte de rabos con sus respectivas excepciones.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs