• 1

Nochevieja bronca y sucia

Las reyertas y agresiones aumentaron más de un 33% en las primeras horas del año. Los incendios y las infracciones de tráfico también subieron en una noche que dejó tres heridos muy graves en accidentes de tráfico

  • Operarios de limpieza del Ayuntamiento de Madrid recogen la basura acumulada tras al celebración de las campanadas de Año Nuevo que concentró a miles de personas en la popular plaza madrileña de la Puerta del Sol
    Operarios de limpieza del Ayuntamiento de Madrid recogen la basura acumulada tras al celebración de las campanadas de Año Nuevo que concentró a miles de personas en la popular plaza madrileña de la Puerta del Sol / Efe

Tiempo de lectura 4 min.

02 de enero de 2018. 08:22h

Comentada
Marta Palacio Madrid. 1/1/2018

El año 2017 ha terminado con una de las peores cifras que ha registrado la Comunidad: ocho mujeres y dos niños fueron asesinados por violencia de género, un número muy superior al de 2016, que acabó con dos mujeres fallecidas a manos de sus parejas o ex parejas. De hecho, las dos primeras víctimas de esta lacra se produjeron hace justo un año, en la Nochebuena de 2017 a 2018. Aunque la noche del 31 al 1 de enero de este año no ha sido tan trágica, lo cierto es que un año más, los servicios de Emergencias, la Policía y Bomberos tuvieron una noche más que movidita.

La centralita de Emergencias Madrid 112 volvió a trabajar a destajo en la última noche del año. Las llamadas atendidas desde las campanadas hasta las nueve del día 1 subieron un 2,6% respecto al pasado año, hasta alcanzar las 2.682. Esta Nochevieja no hubo que lamentar ninguna muerte violenta. Aunque la Policía dio parte por el traslado al Clínico de una mujer en estado muy grave hallada en la calle Huerta de Castañeda –aunque sin signos de violencia–, no hubo víctimas mortales. Sí que hubo un notable aumento de reyertas y agresiones en la región. En concreto, las llamadas atendidas por el 112 por este motivo subieron un 33,1% respecto al pasado año, hasta alcanzar 197 en apenas nueve horas; una cifra que el pasado año se logró reducir y que sin embargo la pasada Nochevieja volvió a subir en la región. Sólo en la ciudad de Madrid se registraron 70 reyertas, aunque ninguna con heridos de gravedad.

Los incidentes más graves tuvieron lugar en las carreteras. Aunque el número de accidentes de tráfico fue el mismo que en el pasado Fin de Año (37 en toda la región y 8 en la ciudad de Madrid) hubo dos siniestros en los que sí que hubo que lamentar heridos graves cuando la noche ya casi llegaba a su fin. El primero se produjo en la calle Hermanos García Noblejas. La colisión de un turismo con un taxi se saldó con tres heridos; uno de ellos, un joven de unos 25 años, se encontraba ayer en estado crítico en el Hospital de La Paz con un traumatismo craneoencefálico severo, después de haber sido reanimado por el Samur en dos ocasiones por parada cardiorrespiratoria. El accidente se produjo a las 6:15 horas en el cruce de García Noblejas con Ascao. El Samur también tuvo que atender y dar traslado al hospital al conductor del taxi y a una pasajera por policontusiones. La Policía Municipal se ha hecho cargo de la investigación.

Cuando ya casi había amanecido, a las 7:52 horas de la mañana, un choque en cadena en el kilómetro 19 de la A-42, dejó siete heridos, uno de ellos muy grave. La colisión se produjo a la altura de Fuenlabrada y en ella se vieron implicados seis vehículos. Un varón de 29 años tuvo que ser excarcelado de su vehículo por los bomberos, con un traumatismo craneoencefálico severo y fractura de cadera.

En las primeras horas del año 2018 no sólo subieron los accidentes de tráfico durante la noche y madrugada del día primero del año. Las infracciones de tráfico registradas también sufrieron un repunte de un 26,3% respecto a la misma fecha de 2017.

Tampoco fue una noche fácil para los bomberos. En toda la región tuvieron que intervenir en 95 fuegos, un 23% más que el pasado año. En la capital, los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid realizaron un total de 38 intervenciones (10 menos que el pasado año), la mayoría (15) por incendios de contenedores.

Si en toda la Comunidad de Madrid, tanto las llamadas a los servicios de emergencias, como las agresiones y reyertas y los incendios aumentaron, el número de intoxicaciones etílicas bajaron, al pasar de 176 a 170 casos que requirieron la atención del 112, 26 de ellos en Madrid.

En cuanto a los locales de ocio nocturno, la Policía Municipal llevó a cabo 204 inspecciones en la capital, levantó 22 actas por diversas anomalías y tuvo que desalojar dos locales, uno por exceso de aforo y otro por incumplimiento de horario, pero en ningún caso por la presencia de menores en su interior, según precisó un portavoz de Emergencias Madrid.

Pero si hay un punto neurálgico de la fiesta de Fin de Año en Madrid ése es el kilómetro cero. Un año más, por motivos de seguridad, se limitó el aforo en la Puerta del Sol. Y en esta ocasión se redujo incluso más el número de asistentes a las últimas doce campanadas del reloj de la Real Casa de Correos al pasar de 25.000 del pasado año a 20.000. A pesar de la menor afluencia, la celebración en la céntrica plaza dejó más basura: 21.000 kilos frente a los 19.200 del pasado año. El Servicio de Limpieza Urgente del Ayuntamiento (Selur) repartió 5.000 vasos de plástico en los filtros de acceso a la plaza para evitar los recipientes de cristal. Para la recogida de los residuos se distribuyeron unos 110 contenedores de gran capacidad por las zonas afectadas.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs