Ruedas pelig.rosas
A las colas en Disney World

Los abusos de unos cuantos están a punto de poner en peligro el sueño de accesibilidad del complejo Disney World de Estados Unidos. A partir del próximo 9 de octubre ya no se permitirá que las personas con algún tipo de discapacidad tengan acceso a las atracciones por entradas especiales sin hacer las largas colas que debe realizar todos los visitantes. Disney creará una nueva tarjeta de acceso para personas con movilidad reducida y se les entregará una especie de tíket con una hora fija para entrar a una atracción, en función del tiempo de espera actual, para que no tengan que permanecer en la fila.

Esta medida que ayer anunció la compañía se ha tomado después de una investigación tras conocerse en mayo que en Disney World la preocupación y empeño de los gestores del parque para que todo esté perfecto para las personas con movilidad reducida ha sido aprovechado por personas despreciables que durante meses han ofrecido "gente con discapacidad" a visitantes ricos para que se hiciesen pasar por falsos familiares y así evitarse las colas de las atracciones. Eso sí, a cambio de más de mil dólares al día.

La portavoz de Disney, Suzi Brown, justificó esta medida en que Disney no puede mantener el sistema actual y pedir que los visitantes con discapacidad proporcionen pruebas de su condición "debido a las leyes de confidencialidad, estamos limitados en la información que podemos pedir".

Muchos padres con niños con movilidad reducida han mostrado su temor por esta nueva medida de Disney World, ya que, como escribí aquí en mayo cuando di mi opinión sobre los falsos familiares con discapacidad, en este complejo de Estados Unidos desde el instante que llegas sientes cómo todo está pensado y cuidado al milímetro para que las personas con movilidad reducida, igual que cualquier otro visitante, disfruten hasta del más pequeño rincón de los 122 kilómetros cuadrados que tiene el parque.

La medida tomada para atajar un problema de abuso es excesiva y significa, sin lugar a dudas, un retroceso de décadas en la lucha por la integración y la inclusión, ya que se trata de que un sistema que hasta ahora ha funcionado perfectamente desaparezca de forma tajante para evitar que haya "infiltrados". La dirección de Disney tiene otras opciones mucho menos traumáticas para las personas con movilidad reducida. Todas ellas pasarían por implementar los controles sin invadir la intimidad de nadie, pero desde luego sin suprimir un sistema que ayuda a la inclusión y que además funciona en todos los parques de atracciones o temáticos del mundo, en los monumentos turísticos, en los lugares donde hay que hacer grandes colas para acceder....

Porque no se trata de "colarse", sino de facilitar la movilidad a unas personas que tienen grandes problemas de movilidad.

En casi todas las ciudades de España estamos acostumbrados a ver como aparcan en los estacionamientos para personas con movilidad reducida, conductores que no tienen ningún tipo de discapacidad. Nadie pensaría que la solución es suprimir estos aparcamientos, sino poner más medios de control y desarrollar campañas de sensibilización, por ejemplo ¿Por qué en Disney sí es la solución suprimir las entradas especiales? Una medida que puede acabar con el paraíso de la accesibilidad que se descubre al visitar Disney World, experiencia que relaté en su día en www.pelig.es.

A las colas en Disney World

Ruedas pelig.rosas

El ocio también tiene derecho a ser accesible. Os sorprenderéis con lugares o rincones curiosos que a priori pueden parecer infranqueables para una persona en silla de ruedas. El mundo de la discapacidad tiene aquí una voz.

Sobre el autor

Ruedas pelig.rosas
Ruedas pelig.rosas

El ocio también tiene derecho a ser accesible. Os sorprenderéis con lugares o rincones curiosos que a priori pueden parecer infranqueables para una persona en silla de ruedas. El mundo de la discapacidad tiene aquí una voz.

@pelig_es
Archivos