MENÚ
lunes 16 octubre 2017
13:47
Actualizado
El Tiempo

Catalanes, reflexionad

Tiempo de lectura 2 min.

20 de septiembre de 2017. 03:56h

Comentada

Me desquicia. Una cualidad, lo reconozco, que me complicaría en exceso mantener un intercambio público de pareceres. Me refiero al «dueño absoluto de la verdad», al «profeta del bien y del mal». No es otro que Pablo Iglesias, caracterizado por un discurso fundamentado esencialmente en la demagogia y la mentira. Me recuerda a aquellos líderes de la Facultad, de aquella izquierda
–PCE, LCR, PTE...– cuyo discurso lleno de tópicos «justicia social», «clase trabajadora», lograba manejar las asambleas a su antojo.

Son sensaciones que se abalanzaron sobre mí al enchufar la televisión ¡a qué se me ocurriría! y encontrarme con Iglesias responsabilizando al PP de todos los males pasados, presentes y futuros, erigiéndose en el salvapatrias para instaurar una democracia real, ungiendo y anatematizando a personas concretas ¡ojo Ana Pastor y García-Margallo, que os inviste de legitimidad para dialogar con él! (yo me lo haría mirar) y marcando su camino para solventar la complicada situación actual de Cataluña.

Consternado más bien, imaginaba el escenario si «los catalanes fueran gobernados por Podemos y sus satélites durante seis meses. Se iban a enterar de la democracia que imperaba, del referéndum que iban a protagonizar y del gran nivel y calidad de vida que iban a alcanzar». La democracia, los referendos y la calidad y nivel de vida que reinan en Venezuela, Cuba o Corea del Norte.. El que tendrían, en cualquier caso, si la CUP, las formas de Podemos y En Comú y ERC llegaran a triunfar en solitario. Un poco de reflexión. Así es la vida.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs