MENÚ
viernes 20 octubre 2017
06:00
Actualizado
El Tiempo
  • 1

Justificación

Tiempo de lectura 2 min.

18 de julio de 2017. 05:23h

Comentada

El PSOE ha decidido ir por libre en el asunto catalán y se dedica a lanzar propuestas «superadoras» al margen del gobierno cuando ahora lo que toca es hacer piña frente al desafío. Cada día que pasa deja al descubierto una nueva grieta en el proces, y eso sin que nadie haya tenido que mover una ceja más allá del TC. A pesar de que cada vez hay más que se apean del barco de la ruptura, el PSOE prefiere anticiparse y confiar en el pragmatismo catalán poniendo sobre la mesa la quita de la deuda de Cataluña que es de 50 mil millones de ala. No sabemos si la propuesta es la máxima expresión de fe en «la pela es la pela» o si solo se trata de ofrecer a Puigdemont una salida digna, un capote fenomenal para que cuando vea que no tiene más remedio que dar marcha atrás, pueda tener un asidero con el que hacerse perdonar justificando el fraude de la consulta como un buen negocio para el bolsillo de los catalanes a cuenta del Estado. Fuera ya de propuestas más o menos imaginativas e imaginarias –sin la aprobación del PP y Cs, ya puede Sánchez proponer orquesta y confeti–, lo que tiene muy mal pase es que Ábalos afirme que hay catalanes que no tienen otra salida que el independentismo porque el Estado les obliga a ello. Ese es el mismo argumento falso que utilizan los independentistas, o sea que les está dando la razón, y una vez que se cae en esa trampa, estamos perdidos: si ellos tienen causa, las consecuencias son legítimas.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs