Unos libros de texto de ley

La educación no puede ser el campo de experimentación de idearios sectarios ni arma arrojadiza de unos españoles contra otros. Durante demasiado tiempo se ha hecho dejación, por parte de gobiernos españoles de distinto signo, a la hora de acometer un seguimiento de los contenidos que las editoriales han realizado al dictado de los poderes regionales de turno. Ahora, con una cierta «pax educativa» en ciernes, el Gobierno ha puesto en marcha el engranaje jurídico para analizar si los contenidos de los libros de texto en Cataluña y otras comunidades son legales. La Alta Inspección del Estado, organismo dependiente del Ministerio de Educación, va a evaluar con carácter «de urgencia» si los manuales denunciados vulneran o no el currículo estatal. La Ley obliga a unos contenidos. Tiempo es ya de hacer cumplir la legislación.

SIGUENOS EN LA RAZÓN