jueves, 24 agosto 2017
00:55
Actualizado a las 
Ofrecido por:
Opinión

La tragedia se hace dueña

ETIQUETAS

La tragedia se hace dueña del ruedo, de los aficionados y de una fiesta centenaria que va cosida al pueblo español en sus raíces, en sus ferias y en sus celebraciones. Pero cierto es que la tragedia es parte importante, básica, en el toreo. Lo decía Lorca en su portentoso poema a la muerte de Ignacio Sánchez Mejías: «Porque te has muerto para siempre». Y así es. Iván Fandiño ha muerto para siempre de una tremenda cornada que le propinó un toro de la ganadería de Baltasar Ibán en un pueblo francés de poco más de 6.000 habitantes, pero su paso por la fiesta fue importante. No se puede decir que fuese uno de los grandes figurones de su época, pero sin duda ha paseado sus buenas maneras en las grandes plazas, siendo habitual y triunfador en las dos más grandes: Sevilla y Madrid. No lo volveremos a ver en los carteles, pero en muchos aficionados deja un recuerdo imperecedero. Grandes doctores en la especialidad taurina afirman, sin duda, que la cogida de Fandiño fue mortal, en cualquier plaza y con mejor equipo y quirófano. Poco queda añadir. Pero no hay duda de que en la memoria de los aficionados está presente aquello de que torero con gran cogida que no se interviene en la plaza y se traslada a un centro médico distante es muerte segura. En un encuentro taurino, de los muchos que ha organizado este periódico, estuvo invitado el doctor Ramón Vila. Le hicieron la clásica pregunta de si era cierto que los toreros están hechos de otra pasta, por la capacidad que tienen para recuperarse después de graves cornadas. El gran médico contestó con claridad: «Son normales. Ocurre que generalmente son personas jóvenes, muy preparados físicamente, más ahora que cuentan con entrenadores personales, gimnasios, fisios... Pero además, en una plaza de primera hay un equipo médico y un buen quirófano. Cuando se produce una cogida se tardan cinco minutos en tenerlo estabilizado en quirófano, el doctor jefe que ha estado viendo el percance ya va con una idea clara... Si alguien tiene un accidente en la carretera, hasta que está en un hospital han pasado dos horas , que son cruciales para la recuperación».

SIGUENOS EN LA RAZÓN