MENÚ
lunes 16 octubre 2017
23:43
Actualizado
El Tiempo

Dante Alighieri

Tiempo de lectura 4 min.

17 de septiembre de 2017. 22:37h

Comentada

ETIQUETAS

No existe de Dante Alighieri (Florencia, 1265 – Ravena, 1321) un retrato que pueda considerarse seguro. Tiene atribuido el «Códice 1040» en la Biblioteca Riccardiana de Florencia. Sólo es posible conocerlo a través de la sublimación estética pura; en todo caso, entrevé hechos humanos, pues ni siquiera ha podido saberse con exactitud el día de su nacimiento, que parece ser que es un día del mes de mayo del año 1265. De su madre no queda ni la nostalgia; han desaparecido hasta sus restos. El padre, Alighiero, fue un hombre mediocre. Sus primeros pasos los cumplió en el barrio de San Pedro el Mayor, en el centro viejo de Florencia. Allí se celebró la boda de Dante con Gemma Donati (el 9 de febrero de 1277), cuando él va todavía al colegio, pues no llega a los doce años y ella apenas tiene diez. Se trata de un acuerdo de familias, pero los contrayentes ni siquiera fueron consultados.

En la Florencia de la segunda mitad del siglo XIII, el predominio de la aristocracia de la sangre está cediendo el paso ante la burguesía del dinero y de la actividad comercial. Es el choque del poder de los «blasones» y los «talegas». Dante, a sus nueve años, se había enamorado de Beatriz, doncella de «tez color de perla», es decir, de palidez transparente, de «ojos de esmeralda», hija de Folco Portinari, ciudadano eminente de Florencia, fundador del Hospital de Santa María la Nueva. Dante se atribuye a sí mismo su aprendizaje poético, con los poetas del «dolce stil nuovo». Beatriz, casada luego con otro, murió en 1290 y fue un amor cantado por el poeta en las «Rimas» y en «Vita Nuova».

El amor de Dante por Beatriz ofrece un contraste de disentimiento y antítesis literario por su obligada boda con Gemma Donati como peculiar estética del «stil nuovo» –dulzura/aspereza– y marca toda la obra literaria de Dante: «Convivio» (1304-1307) y «De Monarchia», sobre la justicia y la política, tratado latino de tres libros, escrito entre 1313, muerte de Enrique VII, y 1318, utopía política donde se sustentan tres ideas clave: la defensa de la monarquía universal, como garantía de la paz y la justicia; la suprema autoridad imperial, que corresponde al pueblo romano pues procede del derecho, no del poder; y la relación entre emperador y pontífice, que la resuelve en la autonomía de las dos potencias, ambas derivadas de Dios, el emperador y el papa, manteniendo entre ellos su autonomía. En esta obra de filosofía política y la más argumentada de todas, propone, en contraste con su contemporáneo Marsilio de Padua, una sólida monarquía universal, única solución al ruinoso funcionalismo de su tiempo en Italia entre el Estado y la Iglesia; por medio de la filosofía moral y las virtudes naturales confiere felicidad a la especia humana.

El primer encuentro con Beatrice tuvo lugar en 1274 y surge incontenible el amor, que canta en las «Rimas» y en «Vita Nuova». En 1290 muere Beatrice, cuando Dante tenía veinticinco años. Ello le sumió en una profunda crisis religiosa, a la que se sobrepuso por el estudio especialmente de la filosofía y la teología, con un enorme esfuerzo y un culto apasionado por la verdad y la justicia, traducido éticamente en una firme conciencia política, lo que le condujo a participar activamente de la vida política florentina, escenario de la lucha de las dos facciones güelfas: «blancos», cuya jefatura ostentaba la familia de los Cerchi, y «negros», dirigidos por la familia Donati, ligados por intereses mercantiles al Papado. Víctima de estas luchas políticas, debido a los pactos secretos interfamiliares, la vocación entró en frustración política. El 10 de marzo de 1302 son confiscados sus bienes y enviado al exilio, que para Dante supuso reflexión y tiempo para escribir, de 1302 hasta 1310, en la Italia meridional. Se estableció finalmente en Ravena, donde muere entre el 13 y el 14 de septiembre de 1321.

Son fines doctrinales, sometidos a enseñanza doctrinal y moral en su obra «Commedie», a la que, inspirado por la biografía de Dante escrita por Bocaccio, Ludovico Dolco antepuso en 1555 el calificativo de DIVINA y sometió a la función ética. Consta de 14.233 versos endecasílabos, dividida en 100 cantos, reagrupados en tres cánticos: Infierno, Purgatorio, Paraíso. El viaje al Paraíso con la finura cristiana de la literatura del dulce estilo nuevo.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs