Religión

centenario de la virgen del pilar

El Papa pide fuerza espiritual para la Guardia Civil

  • Benedicto XVI destacó ayer «el importante servicio» de la Benemérita a la sociedad española

ETIQUETAS

Benedicto XVI saluda a Jorge Fernández Díaz, ayer, en el aula Pablo VI Benedicto XVI saluda a Jorge Fernández Díaz, ayer, en el aula Pablo VI L'Osservatore Romano

«Instituto, gloria a ti, / por tu honor quiero vivir, / Viva España, viva el Rey, / viva el orden y la Ley, / viva honrada la Guardia Civil». Estos versos de la primera estrofa del himno de la Benemérita se escucharon ayer en el Aula Pablo VI del Vaticano después de que, durante su audiencia general, el Papa alabara su labor. Fue un gesto espontáneo de los catorce miembros del Instituto Armado que se desplazaron a Roma junto al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y al director general de este cuerpo, Arsenio Fernández de Mesa, con motivo de los cien años que lleva la Virgen del Pilar siendo patrona de la Guardia Civil. También formaron parte de la delegación española el director adjunto operativo de la Benemérita, teniente general Cándido Cardiel, el arzobispo castrense, monseñor Juan del Río, y el embajador de España ante la Santa Sede, Eduardo Gutiérrez Sáenz de Buruaga.

Una vez concluida su catequesis, Benedicto XVI saludó a los peregrinos de lengua española, en especial al grupo de la Guardia Civil, «que ruega a la Virgen del Pilar la fuerza espiritual necesaria para su importante servicio a la sociedad española». A continuación el Pontífice recibió a Fernández Díaz y a los máximos responsables del Instituto Armado, quienes le entregaron una imagen de la Virgen del Pilar muy especial, pues la columna de plata estaba apoyada sobre un tricornio. También le regalaron una lámina que recogía aquella célebre fotografía en la que el obispo de Roma se ponía sobre la cabeza el sombrero representativo de este cuerpo que le había entregado un cadete.

Saludos al Rey

Durante el tiempo que departió con el Papa, el ministro del Interior le transmitió los saludos del Rey y del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, así como el afecto de todos los españoles hacia el sucesor de Pedro. Además, le agradeció los tres viajes que el Pontífice ha hecho a nuestro país: a Valencia (2006), a Santiago de Compostela y Barcelona (2010) y a Madrid (2011). Benedicto XVI, contó Fernández Díaz, se mostró muy atento y cariñoso y dijo que «quiere mucho a España» y que «nos tiene muy presentes».

Aunque todavía no tiene fecha, Fernández Díaz confirmó que se están «cerrando las agendas» para fijar un encuentro entre Rajoy y el Papa en el Vaticano «dentro de poco». La audiencia, la primera que el líder popular mantendrá con Benedicto XVI desde que fue elegido jefe de Gobierno, se celebrará con posterioridad a los ejercicios espirituales de la Curia, que terminan el 23 de febrero.

Los agentes de la Guardia Civil que participaron en la audiencia de ayer fueron elegidos entre una larga lista de voluntarios. Había hombres y mujeres representantes de las distintas graduaciones del cuerpo. Fue precisamente una de las mujeres la que tuvo la idea de cantar la primera estrofa del himno después de que el Papa les saludase en español. Según dijo Fernández Díaz, este fue uno de los momentos más emotivos de una jornada «que quedará grabada para siempre en la historia de la Benemérita».

En la audiencia general también estuvieron presentes los miembros de la Guardia Civil que se encargan de la seguridad de la embajada de España ante la Santa Sede. Estaban en el Aula Pablo VI todos menos uno, a quien le tocó quedarse de servicio. Cuando el ministro del Interior le dijo que lamentaba que no pudiera acompañarles, el agente le contestó: «No tiene nada de particular que yo me quede, pues estoy de servicio. Hay más de 70.000 compañeros a los que les hubiera gustado también estar con el Papa». Para el ministro del Interior estas palabras espontáneas muestran el espíritu de entrega y dedicación de la Guardia Civil.

SIGUENOS EN LA RAZÓN