jueves, 25 mayo 2017
20:23
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Religión

Isabel II regala al Papa una docena de huevos y una botella de whisky

El Papa Francisco ha recibido en audiencia privada a la reina de Inglaterra Isabel II, cabeza de la Iglesia Anglicana y cuya última visita a la Santa Sede fue en 2000 para reunirse con Juan Pablo II.

En esta ocasión el pontífice tuvo que esperar cerca de quince minutos a la soberana y su marido, el duque de Edimburgo, que llegaron con retraso al Vaticano en torno a las 15.20 hora local (13.20 GMT).

La audiencia, a puerta cerrada, no se produjo en el apartamento Papal, como de costumbre en las reuniones con autoridades y jefes de Estado, sino que se celebró en una de las salas anexas del Aula Pablo VI del Vaticano.

Antes de la reunión, que finalmente duró 17 minutos, se procedió al tradicional intercambio de regalos.

El pontífice argentino obsequió a la monarca con un presente dirigido a su bisnieto Jorge, el hijo de los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina. Francisco envió al príncipe, tercero en la línea de sucesión al trono británico y que cumplirá un año el próximo julio, una esfera de lapislázuli con una cruz de plata engarzada.

Asimismo, el Papa regaló a la reina un facsímil del decreto de canonización de San Eduardo "El Confesor", rey de Inglaterra entre 1043 y 1066.

Por su parte, la reina entregó al pontífice una cesta con productos ingleses y frutos de sus propiedades, entre ellos una docena de huevos, una botella de whisky, miel y jabones de aromaterapia.

Isabel II y el duque de Edimburgo llegaron a Roma hacia el mediodía de hoy para almorzar con el Jefe del Estado italiano, Giorgio Napolitano, en una visita que duró unas cinco horas y que terminó con la entrevista con el Papa, al que aún no conocía.

El Papa Francisco recibe de manos de la reina Isabel II y su esposo el duque de Edimburgo el obsequio durante su encuentro en su estudio de Ciudad del Vaticano
El Papa Francisco recibe de manos de la reina Isabel II y su esposo el duque de Edimburgo el obsequio durante su encuentro en su estudio de Ciudad del Vaticano
Efe/Stefano Rellandini
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1