miércoles, 29 marzo 2017
05:25
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Religión

Judíos y católicos piden a los políticos que protejan el derecho a la libertad religiosa

La comunidad católica y la comunidad judía piden a los políticos en una declaración final conjunta del XXII Encuentro Internacional Judeo-Católico que se ha celebrado en Madrid del 13 al 16 de octubre, que protejan legalmente a todos aquellos que ejerciten el derecho a la libertad religiosa, incluido el ritual de sacrificio de animales, la circuncisión y el hecho de poder mostrar símbolos religiosos en lugares públicos.

Asimismo, hacen un llamamiento a los líderes políticos y religiosos y a las instituciones para que aseguren la integridad física de estas personas y protejan su derecho a cambiar o abandonar sus creencias religiosas y a educar a sus hijos de acuerdo a sus creencias.

También recomiendan a la Comisión del Vaticano para las Relaciones Religiosas con los Judíos y al Comité Internacional Judío para las Consultas Interreligiosas (IJCIC) que trabajen juntos contra la persecución por motivos religiosos, alerten sobre estos problemas y garanticen los plenos derechos independientemente de la identidad étnica o religiosa, en Oriente Medio y en cualquier otra parte.

"Hemos examinado las dificultades a las que nuestras tradiciones religiosas se enfrentan hoy en día: violencia, terrorismo, extremismo, discriminación y pobreza", enumeran, al tiempo que aseguran que les "entristece profundamente que se tome el nombre de Dios en vano" y que deploran la "manipulación política" de la religión.

Además, reclaman que las enseñanzas antisemitas desaparezcan de libros de texto y discursos en todo el mundo, así como las expresiones "anticristianas". En este sentido, piden a los líderes religiosos que se opongan firmemente a este "pecado".

Por otra parte, recomiendan que todos los seminarios judíos y católicos incluyan programas educativos sobre la 'Nostra aetate', desarrollada durante el Concilio Vaticano II y que abrió "una nueva senda" en las relaciones entre ambas confesiones, y los documentos posteriores de la Santa Sede que implementan esta Declaración.

Frente a estos desafíos, judíos y católicos "renuevan" su compromiso para educar a sus respectivas comunidades en "el conocimiento y respeto del otro" y se comprometen a cooperar para mejorar las vidas de pobres, enfermos, refugiados, víctimas del tráfico humano y para "proteger la creación de Dios de los peligros del cambio climático".

La discusión, según indican en la declaración, se ha desarrollado en un clima de "mutua confianza y respeto" y se ha orientado a su posible colaboración para lograr que los pueblos vivan en paz y con libertad, con una distribución más equitativa de la riqueza y de los beneficios derivados de los avances de la ciencia, medicina, educación y desarrollo económico.

Un momento del XXIII Encuentro Internacional Judeo Católico
Un momento del XXIII Encuentro Internacional Judeo Católico
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1