MENÚ
lunes 23 octubre 2017
06:33
Actualizado
El Tiempo
  • 1

Los obispos alertan de la espiral de violencia contra la libertad religiosa

Respaldan al cardenal Antonio Cañizares frente a «la profanación blasfema» de las imágenes de Nuestra Señora de los Desamparados y la Virgen de Montserrat, en lo que consideran «un episodio más» en los ataques contra la Iglesia católica

  • Concatedral de san julián (Ferrol) «Sí podemos. Comunismo ya. Revancha» es la pintada que apareció a principios de semana en los muros exteriores de la concatedral de San Julián, en Ferrol (La Coruña). No es la primera vez que aparecen pintadas de este tipo, con mensajes politizados, en alguno de los templos religiosos de la ciudad gallega.
    Concatedral de san julián (Ferrol) «Sí podemos. Comunismo ya. Revancha» es la pintada que apareció a principios de semana en los muros exteriores de la concatedral de San Julián, en Ferrol (La Coruña). No es la primera vez que aparecen pintadas de este tipo, con mensajes politizados, en alguno de los templos religiosos de la ciudad gallega.
  • Universidad Autónoma de Madrid
    Universidad Autónoma de Madrid
  • A la asociación valenciana Endavant le pareció adecuado utilizar a la Virgen en dos de sus advocaciones para realizar un cartel blasfemo de promoción de las fiestas del orgullo gay.
    A la asociación valenciana Endavant le pareció adecuado utilizar a la Virgen en dos de sus advocaciones para realizar un cartel blasfemo de promoción de las fiestas del orgullo gay.

Tiempo de lectura 4 min.

16 de junio de 2016. 09:00h

Comentada

No es raro que la Iglesia y los católicos sufran de cuando en cuando ataques que vulneran la libertad religiosa, derecho fundamental recogido en la Constitución, a través de exposiciones blasfemas, carteles de mal gusto o incluso asaltos a capillas. Pero sí lo es su aumento en frecuencia y número en los últimos tiempos, de tal modo que la Secretaría General de la Conferencia Episcopal Española (CEE) emitió ayer un comunicado para mostrar su preocupación y alarma por «la espiral que atenta al legítimo ejercicio de la libertad religiosa, así como a la libre predicación del Evangelio en un sociedad plural». La nota de los obispos españoles condena «la profanación blasfema de la imágenes de Nuestra Señora de los Desamparados y la Virgen de Montserrat contenida en propaganda difundida por internet y que hiere los sentimientos religiosos arraigados en el pueblo cristiano de la Comunidad Valenciana, de Cataluña y del resto de España». En el cartel, realizado por el colectivo Endavant con motivo de las fiestas del orgullo gay, se representa a estas dos advocaciones de la Virgen besándose, una imagen que ya había recibido la reprobación del Arzobispado de Valencia y de su cardenal arzobispo, Antonio Cañizares, que hoy preside un acto de desagravio en la Plaza de la Virgen al que se han sumado numerosos colectivos católicos, entre cofradías, asociaciones, comisiones falleras...

Al Episcopado se sumaron ayer los obispos de la Provincia Valentina (Comunidad Valenciana y Baleares) para apoyar los actos de desagravio y mostrar al cardenal Cañizares su «solidaridad por los inmerecidos e injustos ataques que está sufriendo desde determinados sectores de la sociedad, que no respetan el derecho a la libertad de expresión así como el ejercicio de su labor episcopal, basado en el derecho a la libertad religiosa». El purpurado, por su parte, agradeció el apoyo, en el que ve «un gesto necesario y que, además, responde a una situación que estamos viviendo donde no hay respeto ni la libertad religiosa que cabría esperar en un Estado democrático».

El acto de desagravio consistirá en el rezo del Rosario, seguido por la celebración, en la catedral, de la eucaristía. Una misa que, además, se ofrecerá por las víctimas de Orlando y para manifestar «el rechazo de toda violencia».

A esta ofensa a los sentimientos religiosos de la población que, por cierto, Podemos quiere eliminar del Código Penal según su programa electoral, se suman otros ataques: los que tuvieron lugar este fin de semana en la diócesis de Mondoñedo-Ferrol y en la capilla de la Universidad Autónoma de Madrid. En la diócesis gallega, sendos incendios provocados afectaron a dos capillas y, aunque la investigación no cierra ninguna hipótesis, según ha podido saber LA RAZÓN, cobra fuerza la rivalidad entre familias de la zona y la intención de «reventar» la boda que se tenía que celebrar en una de esas capillas. El tercer ataque tuvo lugar en la concatedral de San Julián de Ferrol, donde en la mañana del martes apareció la siguiente pintada en color rojo: «Sí podemos. Comunismo ya. Revancha». El obispo diocesano, Luis Ángel de las Heras, celebró ayer por la tarde una eucaristía en la parroquia donde se encuentran las capillas. En conversación con LA RAZÓN, el prelado señaló que son «actos puntuales» y recalcó la necesidad «de rezar por la paz y por la no violencia».

En el caso de la Universidad Autónoma de Madrid, el ataque se produjo entre la tarde del lunes y la mañana de ayer, cuando los vigilantes de seguridad se percataron de la enorme pintada exterior de la capilla, situada a menos de 100 metros de la parada de Renfe de la universidad, en Cantoblanco. Realizada con espray rojo, decía: «Educación laica». Después, llegó el capellán, Miguel Fernando García, y comprobó que el bombín de la puerta estaba roto. Inmediatamente llamó a la Policía Nacional y una patrulla de agentes de la comisaría de Fuencarral-El Pardo se desplazó al lugar. Efectivamente, también habían entrado y profanado el templo. La imagen era desoladora: pintura roja por todas partes, pintadas y panfletos reivindicativos donde explicaban el porqué de sus acciones. En esta ocasión, los radicales también mancharon la imágenes religiosas, el sagrario y los asientos con pintura roja, mientras que en las paredes se podían leer los eslóganes «educación laica» y «aborto libre».

Pero no son sólo estos últimos ataques los que han puesto en alerta a los católicos. Y es que según un reciente informe del Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia, los ataques a la libertad religiosa en nuestro país se duplicaron en 2015. En total fueron 187 acciones frente a las 91 del año anterior entre violencia contra personas por profesar una religión (3), agresiones contra lugares de culto (36), actos de vejación (26), escarnio (33) y marginación de la vida pública (99). En concreto, los ataques a templos aumentaron un 350%, mientras que la violencia física contra creyentes se ha multiplicado por tres. Cifras que justifican lla alerta episcopal.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs