jueves, 08 diciembre 2016
16:20
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Científicos «resucitan» recuerdos gracias a impulsos magnéticos

  • Un estudio cuestiona el papel de la actividad neuronal en nuestra memoria

Científicos «resucitan» recuerdos gracias a impulsos magnéticos

Nuestra memoria a corto plazo nos permite recordar cosas como nuestro número de teléfono. Ahora bien: ¿cómo «discrimina» el cerebro la información importante de la que no lo es? Ésta es una de las preguntas que continúan abiertas en torno al funcionamiento de nuestra mente. Un trabajo realizado por la Universidad de Wisconsin-Madison y publicado en «Science» expone una teoría inédita: la facultad de atesorar esos recuerdos no se debe a una actividad cerebral sostenida –es decir, las neuronas trabajando de forma contínua–. «Siempre se ha pensado que las neuronas tienen que estar permanentemente activas para retener algo en la memoria. Pero estamos viendo que la gente es capaz de recordar sin mostrar ninguna actividad neuronal», afirma Brad Postle, profesor y psicólogo de la Universidad de Wisconsin-Madison, que junto a su colega Nathan Rose llevaron a cabo el estudio. Es más: comprobaron que eran capaces de reavivar recuerdos gracias a una técnica llamada Estimulación Magnética Transcraneal (TMS, en sus siglas en inglés), aplicando un campo electromagnético en una parte concreta del cerebro involucrada en el almacenamiento de palabras. «La memoria está ahí, pero no siempre activa. Y el TMS puede hacer que vuelva a estar activa de forma temporal», dice Postle.

Los científicos reclutaron a una serie de voluntarios, a los que les pidieron que recordaran dos de los elementos que les mostraban –caras, palabras, etc.– señalizados como «importantes». Sin embargo, al mezclar esa señal con otras diferentes, el recuerdo se había desvanecido... hasta que se recuperó con los impulsos electromagnéticos.

«Nuestro cerebro es como la visión: creemos que lo vemos todo en nuestro campo de vista, pero los detalles se escapan. Así, la idea de que somos conscientes todo el tiempo es una ilusión», dice Postle, cuyo trabajo podría tener aplicaciones en pacientes que sufren esquizofrenia o depresión.

  • 1
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs