miércoles, 23 agosto 2017
06:06
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Ciencia

La verdadera historia de los «devorahombres» de Tsavo

  • Un estudio descubre la verdadera razón por la que dos leones mataron a docenas de trabajadores que construían una línea de ferrocarril en Tsavo (Kenia) a finales del siglo XIX

El coronel Patterson junto al primero de los leones abatidos (1898)
El coronel Patterson junto al primero de los leones abatidos (1898)

Una enfermedad dental provocó que dos leones mataran a docenas de trabajadores que construían una línea de ferrocarril en Tsavo (Kenia)

a finales del siglo XIX y no la falta de presas por la sequía. La leyenda de estos felinos está reflejada en tres películas de Hollywood, entre ellas ‘Los demonios de la noche’, de 1996 y protagonizada por Val Kilmer y Michael Douglas.

Un estudio realizado por dos investigadores estadounidenses (Bruce Patterson, conservador del Museo Field de Historia Natural de Chicago,

y Larisa DeSantis, de la Universidad Vanderbilt), arroja luz sobre por qué esos leones llegaron a alimentarse de seres humanos después de analizar los dientes de los felinos, cuyos restos se conservan en el Museo Field.

En 1898, el teniente coronel John Patterson disparó a los dos leones y después escribió: “Tengo un muy vívido recuerdo de una noche en particular, cuando las bestias tomaron a un hombre de la estación de ferrocarril y lo trajeron cerca de mi campamento para devorarlo. Pude oírlos crujir los huesos y el sonido de su espantoso ronroneo llenó el aire y sonó en mis oídos durante días después”.

Sin embargo, la nueva investigación, publicada en la revista ‘Scientific Reports’, sugiere que el teniente coronel pudo exagerar en sus palabras porque los dientes de los leones no muestran el desgaste que se esperaría si hubieran estado masticando huesos. “Es difícil de entender las motivaciones de los animales que vivieron hace más de 100 años, pero las muestras científicas nos permiten hacer eso”, indica Bruce Patterson, que no guarda ningún parentesco con el teniente coronel y que añade: “El Museo Field conserva los restos de esos leones. Podemos estudiarlos usando técnicas que hubieran sido inimaginables hace 100 años”.

DeSantis y Patterson analizaron la hipótesis que sugería que los devorahombres de Tsavo eligieron presas humanas porque no tenían otros alimentos que comer. La región estaba inmersa en una sequía de dos años en medio de una epidemia viral que devastó la fauna local. Algunos científicos han especulado sobre que la escasez de presas puede haber llevado a los felinos a alimentarse de humanos.

Más fáciles de cazar

Los dientes de los leones podrían ser la clave para determinar si esta hipótesis es verdadera. Si los dientes muestran mucho desgaste por masticar huesos, eso sería una señal de que los leones tuvieron que comer cadáveres enteros en lugar de carne fresca. DeSantis usó herramientas dentales para crear moldes de los dientes de los leones. Luego examinó el desgaste microscópico en 3D para analizar los microdesgastes dentales y utilizó métodos geométricos fractales para caracterizarlos. Pero, en lugar de ver superficies de dientes muy gastadas por la ingesta de huesos, los investigadores vieron lo contrario. "El desgaste microscópico de los dientes de los leones era menos complejo y ‘masticado’ de lo que se vería en un animal que come mucho hueso, como una hiena. En cambio, su microdesgaste dental es similar a lo que vería en un león de zoo", dice DeSantis. La clave es que, gracias un análisis químico de los huesos y la piel, a los leones les sobrevino una enfermedad dental severa. Es decir, tenían un absceso en la punta de la raíz de uno de sus caninos, una infección dolorosa que habría hecho imposible la caza normal.

Patterson indica que “los leones normalmente usan sus mandíbulas para agarrar presas como cebras y ñus, y asfixiarlas”, y que los de Tsavo, con la infección dental, habría afrontado el desafío de “someter y matar a grandes presas que luchan, y los humanos son mucho más fáciles de atrapar”. Aún no está claro por qué los leones no consumieron los huesos de su presa humana. Podría ser que la enfermedad dental les hiciera físicamente incapaces de hacerlo o porque los restos de las víctimas humanas fueron recuperados al amanecer por sus compañeros de trabajo antes de que los felinos pudieran devorar aún más los cadáveres. De cualquier manera, es probable que la enfermedad dental desempeñara un papel importante en esta inusual racha de leones en comer hombres.

"Es extraordinariamente raro que los leones ataquen a la gente, pero es catastrófico cuando ocurre. Cuando un gran y peligroso depredador se incapacita, existe un peligro real de este tipo de comportamiento: ningún animal se dejará morir de hambre si hay otra opción", señala Patterson, quien concluye: “A los humanos les gusta pensar que estamos en la cima de la cadena alimenticia, pero en el momento en que salimos de nuestras calles pavimentadas, estos otros animales están realmente en la cima". Servimedia

  • 1
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs