MENÚ
sábado 20 enero 2018
13:57
Actualizado
Consulta el Tiempo
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Mars 2020, el próximo viajero a Marte

La NASA comienza la construcción de su rover más ambicioso

  • Recreación del Mars 2020 sobre la superficie marciana
    Recreación del Mars 2020 sobre la superficie marciana / NASA
S.C.  Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

29 de noviembre de 2017. 20:34h

Comentada
S.C.  Madrid. 30/11/2017

El Jet Propulsion de la NASA ha comenzado la construcción del próximo rover destinado a Marte, que será enviado al planeta rojo en un par de años en busca de signos de vida pasada.

Mars 2020 se parece mucho a su predecesor Curiosity, pero es una máquina científica que tendrá siete instrumentos nuevos, ruedas rediseñadas y más autonomía, según informa Europa Press.

Un taladro capturará núcleos de roca, mientras que un sistema de almacenamiento en caché con un brazo robótico en miniatura sellará estas muestras. Luego, se depositarán en la superficie de Marte para una posible misión de recogida en el futuro.

La nueva parte física de la misión incluye la etapa de crucero de la misión Mars 2020, que hará volar el rover por el espacio, y la etapa de descenso, una «grúa del cielo» propulsada por cohetes que la bajará a la superficie del planeta. Ambas etapas se han trasladado recientemente a la instalación de ensamblaje de naves espaciales del JPL.

Mars 2020 depende en gran medida de los diseños del sistema y el hardware de repuesto creado previamente para el rover Curiosity del Mars Science Laboratory, que aterrizó en 2012. Aproximadamente el 85 por ciento de la masa del nuevo rover se basa en este «hardware heredado».

«El hecho de que gran parte del hardware ya ha sido diseñado, o ya existe, es una gran ventaja para esta misión», dice Jim Watzin, director del Programa de Exploración de Marte de la NASA. «Nos ahorra dinero, tiempo y, sobre todo, reduce el riesgo», añade.

A pesar de sus similitudes con Mars Science Laboratory, la nueva misión tiene objetivos muy diferentes. Los instrumentos de Marte 2020 buscarán signos de vida antigua mediante el estudio de terrenos que ahora son inhóspitos, pero que alguna vez tuvieron ríos y lagos que fluyen hace más de 3.500 millones de años.

Para alcanzar estos nuevos objetivos, el rover tiene un conjunto de instrumentos científicos de vanguardia. Buscará las biofirmas en una escala microbiana: un espectrómetro de rayos X se enfocará en objetivos tan pequeños como un grano de sal de mesa, mientras que un láser ultravioleta detectará el «resplandor» de los anillos excitados de los átomos de carbono. Un radar de penetración en el suelo será el primer instrumento que mirará bajo la superficie de Marte, mapeando capas de roca, agua y hielo de hasta 10 metros de profundidad, dependiendo del material.

El rover está adquiriendo hardware actualizado de Curiosity, que incluye cámaras a color, un objetivo zoom y un láser que puede vaporizar rocas y suelo para analizar su química.

«Nuestros próximos instrumentos se basarán en el éxito de MSL, que fue un terreno de prueba para la nueva tecnología», afirma George Tahu, ejecutivo del programa Mars 2020 de la NASA. «Estos recogerán datos científicos de formas que antes no eran posibles».

La misión también realizará un maratón de búsqueda de muestras: el equipo rover intentará perforar al menos 20 núcleos de rocas, y posiblemente hasta 30 o 40, para un posible retorno futuro a la Tierra.

«Si alguna vez existió vida más allá de la Tierra es una de las grandes preguntas que los humanos buscan responder», dijo Ken Farley del JPL, científico del proyecto de Marte 2020. «Lo que aprendamos de las muestras recolectadas durante esta misión tiene el potencial de abordar si estamos solos en el universo», indica.

JPL también está desarrollando una nueva tecnología de aterrizaje crucial llamada navegación relativa al terreno. A medida que la etapa de descenso se acerca a la superficie marciana, utilizará la visión por computadora para comparar el paisaje con los mapas de terreno preinstalados. Esta tecnología guiará la etapa de descenso hacia sitios de aterrizaje seguros, corrigiendo su curso en el camino.

Una tecnología relacionada llamada disparador de rango usará la ubicación y la velocidad para determinar cuándo disparar el paracaídas de la nave espacial. Ese cambio reducirá la elipse de aterrizaje en más del 50 por ciento.

«La navegación relativa al terreno nos permite ir a sitios que se consideraron demasiado arriesgados para que Curiosity los explore», dijo Al Chen de JPL, responsable de descenso y aterrizaje del proyecto. «El disparador de rango nos permite aterrizar más cerca de áreas de interés científico, reduciendo distancia, potencialmente hasta un año, del viaje de un rover».

Este enfoque para minimizar los errores de aterrizaje será crítico para guiar cualquier misión futura dedicada a recuperar las muestras de Mars 2020, según manifiesta Chen.

La selección del sitio ha sido otro hito para la misión. En febrero, la comunidad científica redujo la lista de posibles sitios de aterrizaje de ocho a tres. Esos tres sitios restantes representan ambientes fundamentalmente diferentes que podrían haber albergado la vida primitiva: un antiguo lecho lacustre llamado Cráter Jezero; Northeast Syrtis, donde las aguas cálidas pueden haber interactuado químicamente con las rocas del subsuelo; y una posible fuente termal en Columbia Hills.

Los tres sitios tienen una geología rica y pueden albergar signos de vida microbiana pasada. Una decisión final sobre el lugar de aterrizaje se tomará en un año.

«En los próximos años, el equipo científico 2020 tendrá en cuenta las ventajas y desventajas de cada uno de estos sitios», comenta Farley. «Es, de lejos, la decisión más importante que tenemos por delante», concluye. EP

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs