MENÚ
miércoles 18 octubre 2017
02:13
Actualizado
El Tiempo
  • 1

Los de «allí abajo» no pierden el norte

Antena 3 estrena hoy en «prime time» la tercera temporada de la serie.

  • María León, en una escena de la nueva temporada
    María León, en una escena de la nueva temporada
Cecilia García. 

Tiempo de lectura 4 min.

19 de marzo de 2017. 23:14h

Comentada

Momentos de catarsis colectiva hasta llegar incluso al delirio, que para eso es una comedia en la que, en esta temporada, el equipo creativo y artístico se suelta la melena. Ésta es la esencia de la tercera entrega de «Allí abajo», la ficción de Atresmedia y la productora Plano a Plano, que estrena hoy Antena 3 en horario «prime time». «No perdemos la esencia, pero hemos decidido dinamitar las tramas, que sean más enloquecidas, incluso surrealistas, para sorprender al espectador», afirma Óscar Terol, uno de los creadores de la serie que, además, encarna a Antxon. La directora de Ficción de Atresmedia, Sonia Martínez, está en la misma línea. «Los personajes ya están cuajados en su personalidad y saben a dónde van. Eso es importante», comenta, para valorar después la labor de los productores, «que no se han quedado en los clichés de la comedia y hacer el más difícil todavía».

Choque de trenes

Si en anteriores temporadas las tramas se desarrollaban principalmente en el sur, ahora se suben al norte. Carmen (María León) e Iñaki (Jon Plazaola) se instalan en San Sebastián. El choque de trenes cultural continúa aunque «hemos intentado barnizar lo folclórico y los estereotipos porque estamos convencidos de que la unión entre culturas nos hace mejores», explica Terol. A Carmen seguro, aunque la adaptación le requiere sus tiempos, porque como el propio creador reconoce, «los vascos no somos tan dicharacheros como los andaluces y acogemos muy bien a la gente, pero a nuestro estilo, más tosco y primitivo».

Uno de los conflictos más hilarantes de «Allí abajo» serán los problemas de Carmen, que se tiene que adaptar al clima, a la forma sobria de vestir de las vascas y al euskera. «Ella hace las cosas con muy buena intención, pero el idioma provoca muchos equívocos. Hasta el punto de que, como no lo domina, buscando un trabajo de enfermera, termina aceptando uno de levantadora de piedras, pero la esencia de la comedia es justamente ver a los personajes pasándolo mal para provocar la sonrisa del espectador. Se termina ‘‘avascando’’, pero sin perder el acento andaluz. No lo he hecho después de vivir diez años en Madrid y no lo voy a hacer por un personaje», explica María León. También vivirá una crisis con Iñaki por un coqueteo que podría llegar a mayores, «pero como son maravillosos y únicos, no se dejan de querer», apunta. No será el único contratiempo para su esposo, que tendrá que hacer un máster en madurez, «ya que ve que cuando tiene todo, amor, trabajar con Arzak, en un minuto lo pierde y empieza a tener que tapar grietas. Creo que le hemos hecho un favor al personaje», explica Terol.

Comedia coral, pues no faltarán los miembros de la cuadrilla, «que en sí misma es ya un personaje único sólo que con tres cerebros algo descerebrados», puntualiza uno de los artífices del programa de humor «Vaya semanita». También estarán presentes en la distancia las amigas sevillanas de Carmen. León valora como una virtud que haya tantos personajes porque «le aporta mucho colorido y contrastes a la serie».

Atresmedia confía tanto en esta ficción que esta temporada tendrá 16 episodios. El inicio, y no es infrecuente en el género, empieza con un funeral, el de don Benito Benjumea (Mariano Peña) que fallece durante su luna de miel tras esposarse con Maritxu (Ane Gabarain), la madre de Iñaki. Su testamento cambiará, y a veces no para bien, la vida de muchos personajes de la ficción.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs