MENÚ
domingo 22 octubre 2017
18:06
Actualizado
El Tiempo
  • 1

Los tramos malditos de la N-1

Mueren cinco miembros de una familia, entre ellos tres niños, al dormirse el conductor y chocar contra un camión. No llevaban cinturón.

  • Estado en que quedo el vehículo
    Estado en que quedo el vehículo
I. B.. 

Tiempo de lectura 4 min.

06 de septiembre de 2017. 00:22h

Comentada

inco personas fallecían en la mañana de ayer y otras dos resultaban heridas al colisionar un turismo contra un camión-cisterna en la carretera N-1, cerca del municipio de Pancorbo, Burgos, la primera provincia castellano-leonesa con mayor número de tramos de riesgo en carreteras. Según informó Gregorio Serrano, director general de Tráfico en su cuenta personal de Twitter, los cinco ciudadanos de nacionalidad francesa, entre los que han fallecido tres menores y dos mujeres, «todos eran de la misma familia».

El accidente se producía a las ocho menos veinte de la mañana en el kilómetro 305 de la carretera convencional burgalesa donde, por causas que aún se siguen investigando, chocó un turismo contra un camión al invadir el carril contrario. El director de la DGT apuntó como posible motivo del accidente la somnolencia del conductor del turismo que, al colisionar con el camión, acabó empotrado contra la pared del desfiladero.

En este automóvil, en el que viajaban seis personas –hecho contrario a lo que estipula la ley–, el conductor, de 35 años y padre de la familia, fue el único superviviente. Herido leve, fue trasladado en ambulancia de soporte vital básico acompañado por un facultativo de Atención Primaria al Hospital Santiago Apóstol de Miranda de Ebro.

Según los datos aportados por el 112, las llamadas al Servicio de Emergencias avisaron de esta colisión a consecuencia de la cual resultaron heridas seis personas: el conductor del camión y cinco ocupantes del turismo, cuatro de los cuales permanecían atrapados en el interior del vehículo, por lo que hasta el lugar del siniestro se desplazaron efectivos de la Guardia Civil de Tráfico y Bomberos de Miranda de Ebro. También se enviaron al lugar una UVI móvil, dos ambulancias de soporte vital básico y personal facultativo de Atención Primaria del centro de salud de Briviesca.

Entre los fallecidos se encuentran la madre y la abuela de la familia de 32 y 60 años de edad, respectivamente. Además, los tres niños, que se calcula que tenían tres, siete y nueve años, resultaron fallecidos. El conductor del camión, de 55 años y nacionalidad polaca, salió ileso, por lo que fue dado de alta in situ. Además, dio negativo en las pruebas de alcohol y drogas.

El responsable de la DGT confirmó que las seis personas que se encontraban en el vehículo con capacidad de cinco plazas iban además sin cinturón de seguridad, con lo que califica la tragedia de ayer de «evitable».

Una plataforma de vecinos afectados por la alta siniestralidad de la N-1 reclama desde hace años que se liberalice el peaje de la AP-1 en el tramo comprendido entre Burgos y Pancorbo, donde se ha producido la tragedia, para evitar nuevos casos. La N-I registra al menos ocho puntos negros. La Asociación DIA de víctimas de accidentes de tráfico afirmó que la N-1 «no reúne las condiciones de seguridad suficientes» y acusó a la DGT y a Fomento de ignorar sus quejas. Al igual que los vecinos, propone que se liberalice la autopista que corre paralela a la nacional, la AP-1.

  • 1
  • 2
  • 3

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs