MENÚ
miércoles 20 septiembre 2017
19:32
Actualizado

El conductor que arrolló a tres menores en Toledo se durmió al volante

David, de 29 años y que ayer ingresó en prisión, se dirigía a su trabajo en una empresa de Fuensalida

  • Familiares y amigos de las niñas en el tanatorio de Fuensalida
    Familiares y amigos de las niñas en el tanatorio de Fuensalida
Belén Tobalina.  Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

23 de noviembre de 2014. 10:52h

Comentada

Eran las 07:28 de la mañana de ayer cuando la Comandancia de Torrijos, en Toledo, recibía una llamada alertando de un trágico suceso que iba a conmocionar a todos los vecinos de Fuensalida. Un conductor, David, vecino de Escalonilla, tal y como ha podido saber LA RAZÓN, acababa de atropellar minutos antes a cinco jóvenes, cuatro de ellos menores de edad, cuando se dirigía a su puesto de trabajo en una empresa de somieres en el Polígono Mariola, en Fuensalida.

El grupo de amigos, tres chicas y dos chicos, volvían de salir de fiesta en Torrijos cuando en plena recta se mascó la tragedia. Iban caminando por la carretera TO-4421-V a la altura del municipio toledano de Novés, en el kilómetro 3,2, cuando un coche, un turismo Renault Megane, se les «abalanzó» en plena recta.

El conductor, que circulaba por la derecha, invadía de repente el carril izquierdo atropellando desde atrás a los peatones que iban caminando por la calzada en el sentido contrario al de la circulación, es decir, que iban caminando en el sentido correcto, según los datos facilitados a LA RAZÓN.

Las tres menores, «Nerea F. Ana H. y Michelle», según pudo saber este periódico, fallecían al instante. «Tenían 12, 15 y 16 años», según los datos facilitados por la Guardia Civil.

La suerte jugó a favor de los chicos, que, aunque heridos (grave y leve) se han conseguido salvar. Se trata de Brinston F. original de Santa Cruz del Retamar, que fue trasladado al Hospital Virgen de la Salud. «El joven de 17 años continúa ingresado en el hospital y presenta un politraumatismo. Está en la UVI y tiene varias fracturas», aseguraron fuentes hospitalarias.

El herido leve es un joven de «18 años», según los datos facilitados por la Guardia Civil, que al parecer era de intercambio, según relataron vecinos del pueblo, información que no ha podido ser confirmada. Al parecer era el único que iba caminando fuera de la carretera, por lo que logró salvarse y únicamente se hizo daño en un tobillo.

A la espera de que la investigación permita esclarecer el trágico atropello, «la principal hipótesis es que el conductor de 29 años pudiera haberse dormido al volante», tal y como aseguraron fuentes de la Guardia Civil. La otra opción que barajan es que pudiera despistarse, ya que no iba rápido y el accidente tuvo lugar en una zona con visibilidad que no tenía ni una curva.

Sobre la posibilidad de que fuera ebrio, desde la Delegación de Gobierno de Toledo aseguraron a este periódico que en la prueba de alcoholemia dio positivo: 0,26 mg/l. Sin embargo, desde la Guardia Civil aseguraron que se le hizo una primera prueba en aire en la que dio negativo y en una segunda prueba volvió a dar negativo.

En cualquier caso, de ser 0,26 miligramos por litro de aire espirado (mg/l), es solamente 0,1 mg/l por encima de lo que marca la ley, por lo que en ningún momento detuvieron al conductor por ir ebrio, sino que como máximo sería una sanción, no un delito. Los expertos consultados por este periódico han explicado que con las pruebas de alcoholemia sucede lo mismo que con los rádares, siempre hay un margen de error, y si le se aplica no sería ni sanción.

De hecho, al conductor no se le ha imputado ningún delito por ir ebrio al volante, sino que ha sido detenido por homicidio imprudente, tal y como confirmaron desde la Guardia Civil y la Delegación de Gobierno de Toledo. Un delito por el que ayer por la tarde David, tras declarar ante el juez ingresó en el centro penitenciario de Ocaña.

Asimismo, según ha podido saber LA RAZÓN, el conductor dio negativo en el test de drogas que se le practicó en el lugar de los hechos. Tras la trágica noticia, la localidad de Fuensalida, de donde eran naturales las tres menores fallecidas, ha suspendido los actos programados para este fin de semana y sus banderas hondean a media asta. Los adolescentes eran bastante conocidos en la localidad y de hecho el padre de una de ellas trabaja en el propio ayuntamiento.

«Tengo un nudo en el estómago desde esta mañana. No entiendo por qué motivo unos chicos tan jóvenes estaban fuera de casa a esa hora ni cómo alguien que iba a trabajar a Fuensalida... ha sido una desgracia. Quiero mandar todo mi apoyo a los familiares y amigos de los fallecidos», afirmó Fernando Gil Pérez, concejal del Ayuntamiento de Fuensalida.

Asimismo, el alcalde del pueblo manchego, Mariano Alonso Gómez, ha explicado a los medios que las cinco familias están recibiendo tratamiento psicológico por parte de psicólogos de la Junta de Comunidades.

«Los Padres están destrozados»

Las familias de las tres niñas continúan siendo atendidas en el centro de salud de la localidad toledana por el equipo de ayuda psicológica que ha facilitado el Gobierno de Castilla-La Mancha, a la espera, al cierre de esta edición, de que los tres cuerpos lleguen al tanatorio. «Ha sido un bombazo», ha declarado a Efe uno de ellos, mientras que otro ha calificado la fatídica noticia como «un jarro de agua fría» para todo el pueblo y «los padres están destrozados», ha dicho. «Estamos fatal, todavía no podemos creerlo», ha manifestado otro vecino de Fuensalida, visiblemente afectado y con lágrimas en los ojos. Hoy domingo las tres menores serán enterradas tras el funeral que se oficiará, a las 16:00 horas, en la iglesia parroquial San Juan Bautista de Fuensalida. Así lo ha confirmado a Efe el teniente de alcalde de Fuensalida, Jaime Alonso, quien ha explicado que ya habían llegado al tanatorio dos de los cuerpos de las menores, después de que se les haya practicado la autopsia en el Instituto Anatómico Forense de Toledo.

Contenido relacionado

  • 1
  • 2
  • 3

Red de Blogs

Otro blogs