MENÚ
domingo 19 noviembre 2017
18:58
Actualizado
El Tiempo
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

España pierde 72 habitantes al día

  • Los 195.555 nacimientos suponen un descenso del 4,6 % respecto a los que tuvieron lugar en el mismo periodo del año anterior.
    Los 195.555 nacimientos suponen un descenso del 4,6 % respecto a los que tuvieron lugar en el mismo periodo del año anterior. / Archivo
Rocío Ruiz.  Madrid.

Tiempo de lectura 8 min.

14 de diciembre de 2016. 01:24h

Comentada
Rocío Ruiz.  Madrid. 13/12/2016

La estructura de la población española está cambiando. Tanto, que el crecimiento vegetativo de la población (la diferencia entre nacimientos y defunciones) arroja números rojos: -12.998 personas en los seis primeros meses de 2016. Esto significa que nuestro país, con 46 millones de habitantes, pierde 72 personas al día por crecimiento natural (sin tener en cuenta el balance migratorio), según revelan las estadísticas del Movimiento Natural de la Población del INE sobre el primer semestre del año. «Las cifras muestran cierta estabilidad, es una cifra baja de momento, pero esta tendencia se va a agudizar en los próximos años por la llegada de generaciones “vacías”. El saldo vegetativo negativo es una novedad, pero esperada por los demógrafos y, en este sentido, convergemos con Europa, que está experimentando la misma tendencia, como ocurre ya en otros países de la UE», explica Antonio López, investigador del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad Autónoma de Barcelona. Y eso que en los seis primeros meses del año el número de defunciones bajó un 7,8 por ciento con respecto al mismo periodo de 2015. ¿La causa? «las defunciones están relacionadas con enfermedades, gripes...y el año pasado hubo más mortalidad por esta causa», añade.

Lo cierto es que tendemos a tener cada vez más defunciones (208.553 en el primer semestre del año), pese a que la esperanza de vida se alarga. Pero también es cierto que el número de personas de más edad es cada vez mayor y, la reducción de la llegada de inmigrantes (jóvenes y con más hijos que los españoles) tampoco ayuda a rejuvenecer lo suficiente a la ya envejecida población española.

«Ahora hay menos mujeres en la franja de edad de entre 28 y 35 años, que es la edad en la que la mayoría de las mujeres españolas tiene hijos. Son las mujeres que nacieron a finales de los años ochenta y principios de los noventa, cuando hubo un descenso muy marcado de la fecundidad en España», dice el demógrafo Antonio López. Esto explica, en parte, los datos del INE, que constata una reducción del número de nacimientos en un 4,6 por ciento en el primer semeste del año. Un asunto que es «muy preocupante» para Alejandro Macarrón, director de la Fundación Renacimiento Demográfico, que considera que la caída de nacimientos un 4,6% en este periodo es muy grande. «Tenemos un problema de natalidad y vemos ya su repercusión en las pensiones, pero también en el hecho en que cada vez hay menos gente joven en las ciudades».

Macarrón asegura que en estos momentos nacen menos niños en España que durante la Guerra Civil española, cuando nuestro país sólo tenía 26 millones de habitantes, casi la mitad que ahora. «Tenemos casi la mitad de niños que hace cuarenta años, cuando la época de la serie televisiva “Cuéntame”. Entonces la tasa de fecundidad era de 2,8 hijos por mujer, frente al 1,28 de ahora», añade el experto.

Más aún, «España ha tenido en los últimos 25 años la tasa más baja de fecundidad de toda la OCDE y las tres regiones peor paradas también son españolas: Asturias, Canarias y Galicia». El hecho de que el número de matrimonios haya disminuido un 2,7 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, según el INE, también es mala noticia para Macarrón «porque normalmente en los hogares en los que existe el vínculo del matrimonio suele haber más hijos que en los hogares monoparentales o en las de parejas de hecho».

El Foro de la Familia manifestó ayer que los datos divulgados ayer por el INE «han de hacer reflexionar a la clase política sobre sus medidas de apoyo a la familia». Por eso considera que «hacen falta medidas de apoyo a la natalidad porque, por ahora el sistema se sostiene, pero a este ritmo en no mucho tiempo tendremos un problema social muy serio. Actualmente el número de hijos por mujer es de 1,33; esto no es suficiente para el reemplazo generacional. Desde el Foro de la Familia hemos propuesto una serie de medidas de apoyo a la mujer embarazada y a la familia que si se pusiesen en práctica se podría evitar el suicidio demográfico al que ahora mismo estamos avocados», dice el presidente del Foro de la Familia, Mariano Calabuig.

«Apostar por la familia para la mejora de los datos demográficos es fundamental».

Por su parte, Family Watch defendió la necesidad de «apostar por la familia para la mejora de los datos demográficos ya que, si hasta ahora era algo necesario, con los datos en la mano y teniendo en cuenta que se trata de una tendencia a la baja, se torna una cuestión de Estado». En su opinión, «se están dando pequeños pasos, pero se necesitan, de manera urgente, acciones valientes que consigan mejorar las cifras».

“La edad media para tener el primer hijo es España está en 31,90 años. El retrasar cada vez más la maternidad por cuestiones laborales dificulta que aumente el número de hijos por mujer y, en consecuencia, repercute en todo el sistema. Hay que ayudar a las familias para que puedan tener más hijos si lo desean. Esto a la larga supone un impulso para todo el país puesto que cuantos más nacimientos haya, más crecimiento económico habrá por consumo, innovación, creatividad, etc.”, señala Mariano Calabuig.

Por otra parte, la tasa de nupcialidad ha descendido en el primer semestre de 2016 con respecto al mismo periodo de 2015 un 3,59%. “Si no hay matrimonios, que suelen ser garantía de estabilidad, no habrá nacimientos. La gente busca estabilidad para tener hijos”, declara Calabuig.

La estructura de la población española está cambiando. Tanto, que el crecimiento vegetativo de la población (la diferencia entre nacimientos y defunciones) arroja números rojos: -12.998 personas en los seis primeros meses de 2016. Esto significa que nuestro país, con 46 millones de habitantes, pierde 72 personas al día por crecimiento natural (sin tener en cuenta el balance migratorio), según revelan las estadísticas del Movimiento Natural de la Población del INE sobre el primer semestre del año. “Las cifras muestran cierta estabilidad, es una cifra baja de momento, pero esta tendencia se va a agudizar en los próximos años por la llegada de generaciones “vacías”. El saldo vegetativo negativo es una novedad, pero esperada por los demógrafos y, en este sentido, convergemos con Europa, que están experimentando la misma tendencia, como ocurre ya en otros países de la UE, como Alemania”, explica Antonio López, investigador del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad Autónoma de Barcelona. Y eso que en los seis primeros meses del año el número de defunciones bajó un 7,8 por ciento con respecto al mismo período de 2015. ¿La causa? “las defunciones están relacionadas con enfermedades, gripes...y el año pasado hubo más muertes por esta causa”, añade.

España pierde 72 personas al día

La estructura de la población española está cambiando. Tanto, que el crecimiento vegetativo de la población (la diferencia entre nacimientos y defunciones) arroja números rojos: -12.998 personas en los seis primeros meses de 2016. Esto significa que nuestro país, con 46 millones de habitantes, pierde 72 personas al día por crecimiento natural (sin tener en cuenta el balance migratorio), según revelan las estadísticas del Movimiento Natural de la Población del INE sobre el primer semestre del año. “Las cifras muestran cierta estabilidad, es una cifra baja de momento, pero esta tendencia se va a agudizar en los próximos años por la llegada de generaciones “vacías”. El saldo vegetativo negativo es una novedad, pero esperada por los demógrafos y, en este sentido, convergemos con Europa, que están experimentando la misma tendencia, como ocurre ya en otros países de la UE, como Alemania”, explica Antonio López, investigador del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad Autónoma de Barcelona. Y eso que en los seis primeros meses del año el número de defunciones bajó un 7,8 por ciento con respecto al mismo período de 2015. ¿La causa? “las defunciones están relacionadas con enfermedades, gripes...y el año pasado hubo más muertes por esta causa”, añade.

España pierde 72 personas al día

La estructura de la población española está cambiando. Tanto, que el crecimiento vegetativo de la población (la diferencia entre nacimientos y defunciones) arroja números rojos: -12.998 personas en los seis primeros meses de 2016. Esto significa que nuestro país, con 46 millones de habitantes, pierde 72 personas al día por crecimiento natural (sin tener en cuenta el balance migratorio), según revelan las estadísticas del Movimiento Natural de la Población del INE sobre el primer semestre del año. “Las cifras muestran cierta estabilidad, es una cifra baja de momento, pero esta tendencia se va a agudizar en los próximos años por la llegada de generaciones “vacías”. El saldo vegetativo negativo es una novedad, pero esperada por los demógrafos y, en este sentido, convergemos con Europa, que están experimentando la misma tendencia, como ocurre ya en otros países de la UE, como Alemania”, explica Antonio López, investigador del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad Autónoma de Barcelona. Y eso que en los seis primeros meses del año el número de defunciones bajó un 7,8 por ciento con respecto al mismo período de 2015. ¿La causa? “las defunciones están relacionadas con enfermedades, gripes...y el año pasado hubo más muertes por esta causa”, añade.

  • 1
  • 2
  • 3

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs