martes, 27 junio 2017
15:06
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Sociedad

Guardias civiles camuflados de ciclistas para multar

Si circula con su coche y adelanta a un ciclista, piense dos veces que debe guardar la distancia mínima de seguridad obligatoria de 1,5 metros para realizar la maniobra. No sólo por su seguridad y por la del ciclista –y también por evitar los 200 euros de multa y los cuatro puntos que le retirarían del carné–, sino porque en un futuro puede que ese ciclista enfundado en lycra sea un guardia civil camuflado dispuesto a sancionarle si no respeta la distancia mínima de seguridad en la maniobra (equivaldría a dejar un espacio similar a la anchura de un coche de gama media entre ambos). Y es que la Dirección General de Tráfico está estudiando la posibilidad de crear una nueva unidad en la Guardia Civil de agentes camuflados para sancionar a los que adelanten a menos deun metro y medio después de que la Asociación de Ciclistas Profesionales propusiera esta iniciativa en la reunión que se celebró en la sede de la DGT el pasado 30 de octubre. La propuesta que fue muy bien recibida por el subdirector de Normativa, Javier Villalba, que la consideró «viable». De llevarse a cabo, los automovilistas sabrán que al igual que un helicóptero (los Pegasus) puede vigilar las infracciones que cometan en el asfalto desde el cielo, cualquier ciclista al que un conductor adelante puede ser un agente denunciante.

No es la primera vez que los ciclistas profesionales ponen sobre la mesa esta medida sin precedentes en ningún otro lugar del mundo. Hace años causó risa al ex general jefe de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, Rogelio Masegosa, pero ahora parece que la DGT está dispuesta a estudiar el asunto, teniendo en cuenta que en los últimos años es incuestionable el auge de la bicicleta, tanto en ciudades como en carreteras, y tanto por motivos de movilidad obligada como lúdica. La DGT es consciente de que asistimos a un cambio cultural importante que plantea nuevos retos a las administraciones competentes. De hecho, las nuevas normas que se recogen en la reforma de la Ley de Seguridad Vial y en el nuevo reglamento de circulación (pendiente de aprobación definitiva) incorpora un capítulo específico para los usuarios de bicicletas.

Pero ¿cómo se puede saber si se ha respetado o no la distancia de seguridad? Alfonso Triviño, secretario general de la Asociación de Ciclistas Profesionales, asegura que «hasta ahora los guardias civiles no podían sancionar por esta causa porque no tenían las herramientas suficientes para hacerlo. No podían garantizar al cien por cien que un vehículo no había respetado la distancia mínima de seguridad solamente por el hecho de presenciarlo».

Sin embargo, los ciclistas han propuesto que el Centro Español de Metrología (CEM) homologue el sensor que utilizaron dos ciclistas amateurs para realizar el primer estudio sobre adelantamientos a ciclistas en carretera realizado por el centro de Estudios Ponle Freno-Axa de seguridad vial entre julio y septiembre de 2013. Los ciclistas recorrieron más de 7.600 kilómetros por ocho comunidades y 15 provincias y presenciaron más de 30.000 adelantamientos. La medición de la distancia se realizó mediante cuatro dispositivos de medición láser fijados en el manilllar de la bicicleta con contadores incorporados. Fueron diseñados especialmente para la ocasión. Además, contaron con una aplicación manual para poder obtener un recuento de los adelantamientos y los errores. El estudio concluye que uno de cada cinco conductores no respeta la distancia de seguridad en los adelantamientos a ciclistas y que el porcentaje de adelantamientos ilegales es mayor cuando el nivel de tráfico es alto o altísimo. Ponle Freno pone de relieve también que los ciclistas son el único colectivo en el que aumenta la siniestralidad en España. De hecho, en los últimos cinco años, el número de víctimas no ha dejado de crecer hasta un 47 por ciento más en la comparativa de 2012 frente a 2011, con un total de 72 fallecidos en 2012.

Desde el año 2001 es legal adelantar a un usuario de bicicleta ocupando la totalidad del carril contrario en condiciones de ausencia de peligro, pero la realidad pone de manifiesto que muchas veces la maniobra pone en peligro a este colectivo cada vez más vulnerable.

Guardias civiles camuflados de ciclistas para multar
  • 1
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs