lunes, 01 mayo 2017
04:28
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Sociedad

Hologramas, los nuevos asistentes del día a día

  • Son efectos visuales tridimensionales que se consiguen con la superposición de varias imágenes en distintos planos y pueden «ilusionar» al ojo del espectador.

Aeropuertos, como el de Madrid, ya cuentan con empleados, basados en tecnología holográfica, a disposición de los pasajeros
Aeropuertos, como el de Madrid, ya cuentan con empleados, basados en tecnología holográfica, a disposición de los pasajeros

Siri, Cortana, Alexa... Son asistentes virtuales dispuestos a cumplir cualquier orden que se les dé. Pero, ¿se imaginan conducir acompañados por un copiloto que nos guíe y permita interactuar? Pues algunos aeropuertos, como el Adolfo Suárez de Madrid, ya cuentan con empleados, basados en tecnología holográfica, a disposición de los pasajeros.

A diferencia de los que se ven en las películas de ciencia ficción, la proyección holográfica tridimensional engaña al ojo del espectador. No es cuestión de palabras ni de polvitos mágicos. Responde a una tecnología que se sirve del ilusionismo visual fruto de la superposición de varias imágenes en distintos planos. Y tiene tantas aplicaciones como pueda asumir la imaginación.

NH Hotel Group ha incorporado la telepresencia holográfica a varios de sus hoteles para celebrar presentaciones comerciales de productos o eventos corporativos de todo tipo. Juan Antonio Caballero, su director de Ingeniería y Mantenimiento, explica que el holograma se proyecta sobre un medio llamado «folia», que es un film, plástico, compuesto por varias capas. Se coloca a 45º respecto de la proyección, y actúa como un espejo. Pero es transparente al ojo, por lo que el espectador sólo ve un escenario y un espacio alrededor, normalmente negro, en el que aparecen los hologramas. No obstante, si hay un elemento real, o una persona, también lo ve a su lado. O detrás, o delante. Puede apoyar algo holográfico en una mesa real. Y el fondo está iluminado. Se crean así diferentes planos que engañan al ojo y la imagen adquiere profundidad.

Conciertos en los que resucita Michael Jackson, pasarelas de moda donde en lugar de desfilar modelos se suceden estaciones y colecciones, entrevistas en las que los interlocutores se ubican en localizaciones remotas... Pero este tipo de proyecciones cada vez se utilizan en más lanzamientos de productos.

Si bien en grandes formatos se trata de una tecnología limitada al mundo del espectáculo, en pequeño formato es habitual verla en ferias, tiendas de moda o joyería. Juan Merodio, consultor internacional en Marketing y Transformación Digital, relata que es una tecnología que permite hacer «física» una persona u objeto en un emplazamiento en el que no se encuentra realmente, una proyección que parece real.

Para las empresas resulta una herramienta muy polivalente, ya que puede usarse en eventos para temas publicitarios y promocionales. La tecnología holográfica crea experiencias únicas y diferentes. Y desde el punto de vista del marketing, permite sorprender al usuario en su día a día, haciéndole vivir momentos que logren que una marca genere una alta notoriedad y afinidad («engagement»). Por ello, poco a poco empieza a verse en tiendas, como un escaparate más para mostrar un producto e interaccionar con los clientes y usuarios.

Antonio Rojas, director general en Holoments, asegura que la mayor de las ventajas sería la posibilidad de examinar objetos desde cualquier perspectiva y localización. Por ejemplo, un médico podría diagnosticar a un enfermo a miles de kilómetros o un ingeniero crear un modelo 3D de un motor en el aire. «Los dispositivos que se usan para la simulación de hologramas son utilizados en presentaciones de producto, en ferias o congresos, para ponencias médicas o para docencia». Rojas piensa que no serán los dispositivos que creen figuras en el aire los que se convertirán en lo más popular. Y es que la realidad aumentada que se espera conseguir con las patentes de lentillas biónicas de Google y Samsung «será el verdadero boom tecnológico. Pasaremos a vivir en una doble realidad: la real y la virtual, que irán intrínsecamente pegadas desde prácticamente nuestro nacimiento», apostilla.

Los hologramas pueden hacernos la vida más fácil. La telepresencia holográfica evita desplazamientos a quienes deban realizar una ponencia o presentación, que pueden grabarse como hologramas y reproducirse tantas veces como sea preciso, y en distintas localizaciones. Se trata de una tecnología que permite conectar, en tiempo real, múltiples localizaciones a través de hologramas en tres dimensiones.

Pese a que esta tecnología sea muy potente, aún tiene ciertas limitaciones. Y, entre ellas, Caballero resalta el volumen, ya que una instalación para reproducir personas o elementos a tamaño real «ocupa» mucho espacio. Además, el sistema utilizado no es 360º, por lo que el espectador no puede girar alrededor del holograma viendo todas sus caras, como si se tratara de un elemento real. De igual modo, los medios técnicos son costosos y presentan cierta complejidad, requiriendo equipos muy potentes para manejar imágenes de muy alta calidad que permitan engañar al ojo humano.

¿Se acuerdan del HD ready de hace apenas 10 años? «La tecnología audiovisual está avanzando mucho. Los comienzos de la tecnología 3D supusieron algunas limitaciones como el uso de gafas, al igual que la realidad virtual. Éste es el siguiente paso». Merodio, por su parte, opina que su uso se popularizará, aunque dependerá de la implantación en los dispositivos masivos. «Se rumorea que uno de los próximos iPhone incorporará esta tecnología, por lo que de ser cierto e irse masificando no hay duda de que el impacto e implantación de la tecnología holográfica será una realidad», apostilla.

  • 1
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs