MENÚ
miércoles 17 enero 2018
15:32
Actualizado
Consulta el Tiempo
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC

71.198, el Gordo para Doña Manolita, la Bruixa D'Or y... la gasolinera de Granadilla

El primer premio se ha hecho esperar hasta casi las doce: el número 71.198 ha sido agraciado con el Gordo de Navidad, dotado con cuatro millones de euros por serie (400.000 euros por décimo)

  • Los trabajadores de Doña Manolita celebran la lluvia de premios
    Los trabajadores de Doña Manolita celebran la lluvia de premios / Jesús G. Feria
B. V. Conquero/ I. Naranjo.  Madrid/Málaga.

Tiempo de lectura 4 min.

23 de diciembre de 2017. 01:21h

Comentada
B. V. Conquero/ I. Naranjo.  Madrid/Málaga. 21/12/2017

Todos tenemos una idea muy clara cuando hablamos de Lotería: es una cuestión de azar, la cara y la cruz de una misma moneda. Pero el Sorteo de ayer también nos ha dejado otra certeza: no todas las administraciones tienen las mismas oportunidades. Hay tres puntos de España que juegan con ventaja: Doña Manolita en Madrid, La Bruixa d’Or en Lérida –aunque ha trasladado este año su sede a Navarra– y El Perolo de San Pedro del Pinatar (Murcia). Estas tres administraciones, además de repartir décimos del Gordo, también han repartido números de otros premios. ¿La clave de su éxito? Vender una gran variedad de números. Tantos que, por probabilidad, se aseguran que les va a tocar.

En una de las calles más transitadas del centro de Madrid, Conchi Corona, gerente de Doña Manolita sonreía feliz: «Estoy feliz y pletórica, no puedo decir otra cosa». El año pasado su administración vendió cuatro quintos, el cuarto premio, el anterior y el posterior del Gordo –que también salen premiados–. Este año aún no se creen que hayan podido repartir tanta suerte: «Hemos marcado un hito». Una vez terminado el sorteo en el Teatro Real, uno de los ganadores del Gordo se puso en contacto con la administración «por teléfono. También pasó un chico curioso con dos décimos premiados del segundo premio, aunque no los había comprado aquí», asegura Corona. Para ella, el éxito de su administración no se debe a otra cosa más que a «tener duende». Así lo sienten todos sus trabajadores. «Aquí pasan cosas extraordinarias. La semana pasada llamó una persona que quería un número concreto y en ese momento el que le cogió el teléfono tenía justo el décimo con ese mismo número en la mano», afirma. Cuando ocurren cosas como estas siempre dicen: «¡Ey, chicos, que Doña Manolita está por aquí!».

De Madrid saltamos a Lérida, o mejor dicho, a Pamplona. A esta ciudad navarra se trasladó Xavier Gabriel, propietario de La Bruixa d’Or, hace unos meses, cuando empezó el desafío independentista en Cataluña. Por primera vez, desde hace 14 años, Gabriel no abría las puertas de su local de Sort. Era su forma de escenificar su intención de trasladar todo el negocio de «la primera administración de loterías de Europa» a Pamplona. « Es la primera vez en mi vida que hago un sorteo fuera de nuestro nicho», comenta con tristeza. En esta edición, además de una serie del Gordo, también ha vendido sendas series del segundo premio y de dos quintos premios.

Cierra el triángulo «de la suerte» la administración de San Pedro del Pinatar, la más joven –sólo lleva dos años en funcionamiento–, pero también la que más premios ha dado en su corta vida. «Durante 80 años aquí no había caído ningún premio», reconoce emocionado su gerente, Miguel Ángel Zapata. Son muchos los que hablan de su «fórmula», de ese algoritmo gracias al que han repartido décimos del primero, segundo y dos quintos premios. Ellos sólo calculan las posibilidades de que toque un número a partir de las veces que ha salido anteriormente. «Es una cuestión de probabilidades. Por eso sabemos que cuantos más números diferentes ofertemos, más posibilidades hay de que toquen». «Hemos sido capaces de darle un giro a la forma de vender lotería», concluye este lotero murciano. ¿Su próximo reto? «Dar un premio importante en el próximo sorteo de El Niño».

Al margen de estos «monstruos loteros», hay dos provincias españolas donde el 71198 ha regado de dinero. En la localidad lucense de Vilalba ayer se descorchaban botellas de champán y cava sin parar. Los vecinos seguro que tapan algo más que agujeros gracias a los 522 millones de euros que han tocado. Ellos han comprado 130 de las 170 series que se han vendido de este primer premio.

En el otro extremo de España, nada hacía presagiar minutos antes del mediodía en las oficinas de Movilidad del Ayuntamiento de Málaga que casi todos los funcionarios municipales soltarían el bolígrafo para festejar que les había tocado el Gordo. Y todo gracias a Manolo, uno de los trabajadores, que fue quien adquirió algo más de 70 décimos. Y entre los premiados, la concejal responsable del área Elvira Maeso.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs