MENÚ
lunes 20 noviembre 2017
14:49
Actualizado
El Tiempo
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Si el Ártico se calienta, la polución llega a China

El smog invernal que cubre las ciudades chinas está ligado al cambio climático en el Ártico, según un estudio

  • Polución sobre el cielo de Pekín
    Polución sobre el cielo de Pekín / Reuters
S.V.  Maadrid.

Tiempo de lectura 2 min.

17 de marzo de 2017. 06:52h

Comentada
S.V.  Maadrid. 17/3/2017

Los graves problemas de contaminación del aire durante el invierno en China pueden empeorar por los cambios en la circulación atmosférica provocados por la pérdida de hielo marino en el Ártico y el aumento de las nevadas euroasiáticas causadas por el cambio climático global. Así lo afirman investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia (Estados Unidos) y del Departamento de Ciencias Atmosféricas de la Universidad Yonsei (Corea del Sur) en un estudio publicado en la revista ‘Science Advances’, en el que señalan que el hielo marino y los cambios en las nevadas han desplazado el monzón de invierno de China y contribuido a crear condiciones atmosféricas estancadas que atrapan la contaminación sobre la población principal y los centros industriales de China, informa Servimedia. “Las emisiones en China han disminuido en los últimos cuatro años, pero la neblina severa del invierno no está mejorando”, apunta Yuhang Wang, profesor de la Escuela de Ciencias de la Tierra y la Atmósfera del Instituto de Tecnología de Georgia, quien añade: “Esto se debe principalmente a un cambio muy rápido en las regiones polares donde el hielo marino está disminuyendo y las nevadas están aumentando, lo que impide que el aire frío entre en las partes orientales de China”. Este estudio es un ejemplo de cómo las perturbaciones a gran escala causadas por el cambio climático global pueden tener impactos regionales signifcativos y se cree que es el primero en vincular el deshielo marino

y los niveles de nevadas a la contaminación atmosférica en una región. Los problemas de la neblina en las llanuras del este de China, donde está Pekín, se hicieron notar por primera vez en todo el mundo durante el invierno de 2013, pero especialmente en enero, cuando ocurrió lo que se denominó ‘apocalipsis del aire’ durante casi un mes entero. La Embajada de Estados Unidos registró niveles extremadamente altos de partículas PM2,5 (menores de 2,5 micras) y el Gobierno chino estableció objetivos estrictos para reducir las emisiones en la industria y en otras fuentes. Aunque estos controles de emisiones parecen funcionar, el esmog durante diciembre y enero continúa, así que Wang y sus colegas Yufei Zou, Yuzhong Zhang y Ja-Ho Koo se preguntaron qué factores podrían influir. Las mediciones a largo plazo de la calidad del aire no están disponibles en China, por lo que los investigadores tuvieron que recopilar datos basados en medidas de visibilidad y datos satelitales. Para analizar los registros históricos, se creó un nuevo Índice de Potencial de Contaminación (PPI, por sus siglas en inglés), que utilizó anomalías del gradiente de temperatura del aire y velocidades del viento superficial como indicadores de las condiciones de ventilación en el este de China.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs