lunes, 01 mayo 2017
07:00
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Medio Ambiente / Ciencias naturales

Un exceso de humedad acabó con la megafauna

  • Durante la Edad de Hielo, según un estudio internacional

Restos de un mamut hallado en Siberia
Restos de un mamut hallado en Siberia
AP

Las extinciones repentinas de la megafauna en la Edad de Hielo en Europa, Asia y América ocurrieron justo después de que se produjeran aumentos en la humedad ambiental hace entre 11.000 y 15.000 años, según un estudio realizado por 10 investigadores de instituciones de Australia, Canadá, Estados Unidos, Noruega y Rusia que recoge Servimedia.

El estudio, publicado en la revista ‘Nature Ecology and Evolution’, indica que esa humedad persistente se produjo por el derretimiento del permafrost (el hielo perpetuo del suelo) y de los glaciares, que hizo que extensos prados de la era glacial fueran rápidamente reemplazados por turberas y pantanos, con lo que fragmentaron poblaciones de grandes herbívoros.

La investigación, dirigida por el Centro Australiano para ADN Antiguo de la Universidad de Adelaida, revela que los huesos antiguos de grandes animales del pasado preservan la evidencia bioquímica directa de esas turbulencias ambientales. El equipo analizó 511 huesos datados con radiocarbono de animales como el bisonte, el caballo y la llama, e investigó el papel del cambio ambiental en las misteriosas extinciones de especies de megafauna, como gatos con dientes de sable y perezosos gigantes.

“No esperábamos encontrar señales tan claras de aumentos de humedad que ocurrieran tan ampliamente en toda Europa, Siberia y las Américas”, dice Alan Cooper, director del Centro Australiano para ADN Antiguo, quien añade: “El tiempo varió entre las regiones, pero coincide con el colapso de los glaciares y el permafrost, y ocurre justo antes de que la mayoría de las especies se extingan”.

El equipo internacional de investigadores midió los isótopos de nitrógeno preservados en antiguos huesos de animales y dientes recuperados de las zonas de permafrost y cuevas de Europa, Siberia y América del Norte y del Sur, y encontró señales bioquímicas distintivas que reflejan aumentos masivos de la humedad en el paisaje.

La megafauna de los pastizales era crucial para las cadenas alimentarias y actuaba como surtidores gigantes que desplazaban los nutrientes alrededor del paisaje”, apunta Tim Rabanus-Wallace, de la Universidad de Adelaida (Australia), que recalca que “cuando la humedad empujó a bosques y tundras a reemplazar las praderas, el ecosistema se derrumbó y se llevó muchas formas de la megafauna con él”.

Cooper señala que “la idea de las extinciones impulsadas por la humedad es realmente emocionante porque también puede explicar por qué África es tan diferente, con una tasa mucho menor de extinciones megafaunales y muchas especies que sobreviven hasta el día de hoy».

“La posición de África a través del ecuador supone que las zonas de pastizales siempre han rodeado la región central del monzón. Las praderas estables son lo que ha permitido que los herbívoros grandes persistan”, concluye.

  • 1
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs