domingo, 26 marzo 2017
11:19
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Sociedad

Montserrat Gomendio: «La Religión contará poco para conseguir una beca»

  • Secretaria de Estado de Educación

La secretaria de Estado de Educación ya contaba con que la Lomce traería polémica. Lo raro sería que hubiera ocurrido lo contrario. Pero lo que no imaginaba esta científica, que ahora tiene en sus manos una reforma que ha comparado por su envergadura con la Logse socialista, es que la crítica estaría basada en la «distorsión de la realidad». «Nos acusan de cosas que no tienen que ver con nuestras propuestas». Es más, cree que muchos de los que critican la Lomce «ni siquiera se la han leído», dice.

–¿Va a contar o no la asignatura de Religión para conseguir una beca?

–En el modelo actual, la Religión es de oferta obligatoria pero de elección voluntaria. Los que no eligen esta materia no tiene una alternativa y esa hora no la dedican a nada. Nosotros planteamos que siga siendo de oferta obligatoria pero de elección voluntaria en Primaria y Secundaria, pero no en Bachillerato, donde no es obligatorio ofertarla. No tiene sentido que los alumnos que no estudian Religión tengan una hora libre que no se rellena con nada. Con la Lomce los alumnos elegirán entre Religión o Valores, pero quien no quiera no estudiará Religión en ningún momento de todos sus estudios.

–Entonces, cuenta...

–Cualquier asignatura que entre en el currículum académico es porque va a contar, si no, tendría que ser una actividad extraescolar. Eso sí, no contará lo mismo que Matemáticas o Ciencias porque no es una asignatura troncal, no forma parte de las evaluaciones nacionales y cuando se hace la media entre ésta y la nota obtenida en los últimos cursos, tiene mucho peso la nota de la evaluación. Al no formar parte de estas evaluaciones tiene mucho menos peso que las asignaturas troncales. En definitiva, Religión o Valores Cívicos contaría poco para conseguir una beca.

–¿Va a ser más duro sacar el curso con la Lomce?

–Lo que vamos a hacer es un esfuerzo por clarificar los objetivos e incentivar el esfuerzo. Queremos dejar atrás un sistema rígido como el actual, que trata a todos los alumnos por igual y que origina un 25% de abandono educativo temprano. El sistema tiene que ser más flexible a la diversidad de talentos y debe detectar de forma precoz los problemas y darles solución a tiempo.

Proponemos implantar evaluaciones al final de cada etapa, lo que va a suponer que los alumnos van a conocer muy bien cuáles son los objetivos que se le piden al final de cada etapa. Esto tenderá a mejorar el rendimiento y a disminuir el abandono. Será un incentivo al esfuerzo. En los países donde se han implantado las evaluaciones los resultados han sido buenos. Con ellas también resolvemos la enorme disparidad de conocimientos entre comunidades. No sólo el alumno sabrá lo que se espera de él, sino que se va a aplicar el mismo baremo para todos independientemente de la autonomía en la que viva.

–¿La prueba de Bachillerato va a ser más difícil que la Selectividad?

–La Selectividad sólo la hacen los que quieren acceder a la universidad y la prueba de Bachillerato la tienen que hacer todos los estudiantes. En este momentos no sé qué diferencias va a haber en cuanto a la tasa de superación de la prueba. Se ha argumentado que la selectividad es muy importante porque hace que los alumnos que quieren acceder a la universidad sepan que tienen que superar una prueba y se esfuercen. Nosotros pretendemos ese mismo efecto pero para todos los alumnos. La PAU desaparecerá en 2015-2016, que será cuando entre en vigor la prueba de Bachillerato.

–¿Qué entraría en vigor en 2014-2015, el primer año de implantación de la Lomce?

–Todo lo que son modificaciones estructurales: los cambios que proponemos en FP, el cambio de los PCPi a la FP básica, los cambios en la FP de grado medio para hacerla más atractiva, las pasarelas que hay entre los distintos ciclos de Formación Profesional, el 4º de la ESO como un curso de iniciación al Bachillerato o la FP y cambios curriculares en las distintas materias además de un cambio metodológico a la hora de enseñar para que los alumnos adquieran más competencias.

–Dicen que es segregador adelantar la FP o el Bachillerato a los 15 años

–Las opciones son: o dejarlo como está ahora, en que, al final de 4º de la ESO uno de cada cuatro chicos o no titulan o no continúan los estudios, o flexibilizar el sistema y darles la oportunidad de elegir entre un curso de iniciación al Bachillerato o la FP un año antes. El fin es que antes de que lleguen a la situación en la que se encuentra el 25% de los chicos, hayan tenido la oportunidad de explorar o la vía académica o la de la FP siempre con la posibilidad, a través de pasarelas muy flexibles, de retomar el camino a través de otra trayectoria para aquellos que se hayan equivocado en su decisión. Así que, no entiendo dónde está la segregación. Todo lo contrario, el sistema se adapta a la diversidad de talentos.

–¿Qué pierde la escuela pública con la Lomce?

–No sólo no pierde, sino que sale ganando. La Lomce moderniza la FP para atraer estudiantes y luchar contra el abandono escolar y el desempleo, clarifica los objetivos a conseguir por el alumno con las evaluaciones, ofrece una nueva configuración de las asignaturas y determina a los centros de mayor autonomía. Esto aplica por igual a la privada, concertada y pública. Si tuviera que decir a quién beneficia más diría que a la pública porque va a tener mayor autonomía y capacidad de decisión de lo que tiene ahora.

–¿Se van a necesitar más profesores con la nueva ley de educación?

–En eso consiste el coste de la Lomce. Su presupuesto son horas profesor. Se necesitan más docentes para la FP básica y para la divergencia en 4º de la ESO entre el curso de iniciación al Bachillerato y la FP.

–¿Se debería concertar la educación diferenciada?

–Mientras consideremos que no supone ningún tipo de discriminación, sí debería recibir fondos públicos.

–Cataluña habla de insumisión contra la Lomce y Andalucía estudia medidas legales para intentar no aplicarla. ¿Hasta dónde está dispuesto a llegar el Ministerio de Educación si esto ocurre?

–Igual que la Religión es voluntaria obedecer la ley no lo es. La ley aplica a todos por igual. No entiendo ese debate.

–¿Quiénes harán las evaluaciones al final de cada etapa?

–Profesores que son funcionarios.

Montserrat Gomendio: «La Religión contará poco para conseguir una beca»
  • 1
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1