Inventan la cama que espanta los monstruos

Mediante un sensor y una app del móvil, avisa a los padres si el pequeño se levanta asustado

    Cargando reproductor ...
Ernesto Villar Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

28 de abril de 2017. 07:16h

Comentada

Uno de cada tres niños pequeños tiene miedo a la oscuridad. Uno de cada tres padres ha dejado de dormir de un tirón por este motivo. Los terrores de uno son los desvelos de los otros. ¿Qué hacer cuando el monstruo viene a vernos? La solución está en la tecnología, como casi siempre.

Un monstruo y una cama. Un niño y sus terrores nocturnos. El miedo a la oscuridad. Y una película. Resulta difícil abstraerse de la imagen de Sully, el monstruo de Disney protagonista de la cinta del mismo nombre, asediando el dormitorio de un pequeño. En ella se han inspirado los creadores de la primera “cama anti-monstruos” que promete ayudar al descanso de los más pequeños. Y de sus padres.

El invento se llama, precisamente, Monsters Off (monstruos fuera), y se presenta como un equipo de descanso que cuenta con un sistema de iluminación regulable que se puede controlar a través de un smartphone.

¿Cómo funciona? Mediante una luz situada bajo la cama, que se enciende a través de la aplicación cuando el niño se va a dormir y se apaga cuando la cama detecta que el niño se ha dormido. Eso, claro está, hasta que unos sensores inteligentes instalados en la cama detectan que el niño se despierta asustado, se levanta o grita. En ese momento, la luz se enciende automáticamente.

Además, según explican sus creadores, Monsters Off no sólo permite tratar el miedo infantil, sino que también es posible analizar el descanso del niño y monitorizar el ritmo cardiaco y la respiración.

De hecho, el colchón se configura a medida y puede reconfigurarse para acompañar el crecimiento del niño, mientras que el somier de alta resistencia también está diseñado para acompañar su crecimiento. El precio para un equipo de descanso convencional de 90x190 es de 1.450 euros y puede pedirse en cualquier medida en la web.

Para defender la eficacia de este sistema, la empresa recuerda que uno de los problemas más frecuentes durante la infancia es el miedo a la oscuridad, y que éste es uno de los miedos más comunes en la población infantil entre los 3 (que es cuando se empieza a desarrollar la imaginación) y los 8 años. Se estima que 1 de cada 3 niños pequeños manifiesta temor a la oscuridad, fundamentalmente a los 4 años y que un niño con miedo a la oscuridad tarda en ir a la cama una media de 54,5 minutos más que uno sin miedo con las consiguientes consecuencias de tener un peor descanso, de acuerdo con diversos estudios científicos.

Esta cama inteligente está ideada por la empresa especializada en tecnología aplicada a sistemas de descanso NGlife.

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs