MENÚ
jueves 18 enero 2018
23:36
Actualizado
Consulta el Tiempo
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Javier Castaño: «Me vestí de luces 19 días después de curarme del cáncer»

El torero cuenta su historia en «Castaño, alma de acero» y lo presenta en Sevilla

  • Javier Castaño, en imagen de archivo
    Javier Castaño, en imagen de archivo / Cristina Bejarano
Álvaro Rodríguez del Moral/Efe.  Sevilla.

Tiempo de lectura 2 min.

12 de enero de 2018. 15:28h

Comentada
Álvaro Rodríguez del Moral/Efe.  Sevilla. 12/1/2018

ETIQUETAS

Javier Castaño hizo el paseíllo en la plaza de la Maestranza de Sevilla el 17 de abril de 2016 en una corrida de Miura. Su semblante y la cabeza pelada delataban los rigores de la quimioterapia. Habían pasado 19 días desde su curación de un cáncer y ahora su historia se cuenta en un libro.

El escritor y periodista salmantino Javier Lorenzo ha recogido esa historia de esfuerzo y superación en un libro, ‘Castaño, alma de acero’, que el autor y el protagonista presentan hoy en Sevilla, una ciudad en la que «empezó todo», según ha dicho a Efe el escritor.

Aunque la trayectoria periodística de Javier Lorenzo ha sido paralela a la eclosión profesional de Javier Castaño, torero leonés hecho en Salamanca, a raíz de conocer su enfermedad estrechó sus lazos con él y vivió los entrenamientos diarios en el campo» el día a día, hasta su reaparición en Sevilla», recuerda el autor.

Aquella actuación en el cierre de la Feria de Abril de 2016, diecinueve días después de saber que había superado la enfermedad, fue el germen del libro. «Lo había visto en el campo todos los días pero me costaba pensar que fuera capaz de mantenerse en pie en la plaza. Fue un impacto brutal y a partir de ahí, después de cubrir la noticia para mi periódico salí convencido de que aquella historia había que contarla».

«Fueron los 19 días más intensos de mi vida. Había llevado mi enfermedad en silencio y desvelar que había padecido un cáncer, que lo había superado y que en sólo 19 días iba a poner mi vida en juego para reaparecer en una plaza tan especial como es la de Sevilla pareció una locura, pero fue una locura que me dio muchísima vida», rememora el propio Javier Castaño.

Según explica a Efe el diestro, el contrato y la fecha para torear le dieron ganas y vida para afrontar la enfermedad; «yo había sido un enfermo más que luchaba contra el cáncer, tenía mis bajones como cualquiera pero sí creo que he podido ser un ejemplo en la recuperación», reflexiona el torero.

Recuerda de una manera especial «los nervios, el miedo y la incertidumbre» que le acompañaron antes de hacer el paseíllo.

«Presentar el libro en Sevilla es una ilusión tremenda», afirma el matador recordando que «ahí nació la idea de Javier Lorenzo».

«Me llamó a los dos días de torear en la Feria de Abril y me planteó que esta historia debía ser contada y le podía venir muy bien a toda esa gente que estaba pasando la misma enfermedad; podían ver en mí un ejemplo para luchar», precisa.

Aquella tardé brindó una imagen, la del torero vestido de blanco y oro con la cabeza rapada, que ya pertenece a su propia historia taurina, pero más allá de la fotografía estaba la convicción de haber superado la enfermedad.

«Cuando salí de la plaza tenía la certeza de estar curado y haber superado una prueba muy dura; mi oncóloga no se lo podía creer», concluye Castaño.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs